Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

 

 

Así como su bebé naturalmente prefiere el rostro humano en lugar de cualquier otro patrón visual, también prefiere la voz humana u otros sonidos. La voz de su madre es su favorita, debido a que la asocia con calidez, alimento y comodidad. En general, los bebés disfrutan de las voces agudas de las mujeres; un hecho que la mayoría de los adultos parecen comprender por intuición y responden adecuadamente, sin darse cuenta.

 

Solo escúchese a usted misma la próxima vez que hable con su bebé. Probablemente notará que incrementa la agudeza de su voz, reduce la velocidad al hablar, exagera determinadas sílabas y abre sus ojos y boca más de lo normal. Se garantiza que este enfoque dramático captura casi cualquier atención del bebé; y usualmente lo hace sonreír.

Al escucharla hablar a usted y a los demás, su bebé descubrirá la importancia de hablar mucho antes de que comprenda o repita cualquier palabra específica. El primer mes, podrá identificar su voz, aún si usted se encuentra en otra habitación y, a medida que le hable, se sentirá seguro, cómodo y entretenido. Cuando sonríe y le responde gorgoteando, verá el placer en su rostro y se dará cuenta que hablar es un proceso de dos vías. Estas primeras conversaciones le ensañarán muchas reglas sutiles de comunicación, como responder, tono de la voz, imitación y ritmo y velocidad de la interacción verbal.

Aproximadamente a los dos meses, puede empezar a escuchar que su bebé balbucea y repite los sonidos de alguna vocal (ah-ah-ah, ooh-ooh-ooh). Imítelo y balbucee, mientras que agrega palabras y frases sencillas a sus "conversaciones" durante los primeros cuatro a seis meses. Con el paso del tiempo, es fácil crearse el hábito de hablar como bebé, pero deberá intentar mezclar sus conversaciones con lenguaje de adulto y eventualmente eliminar la voz de bebé. Durante los primeros años de la infancia, también deberá leerle a su bebé, aunque piense que no comprende lo que le está leyendo.

A los cuatro meses, su bebé hablará rutinariamente, con frecuencia se entretendrá a sí mismo durante largos períodos de tiempo al producir nuevos sonidos extraños (muh-muh, bah-bah). También será más sensible a su tono de voz y al énfasis que usted le pone a determinadas palabras o frases. A medida que pasan los días juntos, aprenderá de su voz cuando usted lo alimente, le cambie pañales, salgan a dar un paseo o lo ponga a dormir. La manera en la que usted le hable le indicará bastante sobre su temperamento y personalidad y la manera en que le responda le indicará a usted mucho sobre su bebé. Si habla de forma tranquila o lo consuela, puede ser que sonría o balbucee. Grite o hable con enojo y probablemente él se asustará o llorará.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.