Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Micción

Su bebé puede orinar con mucha frecuencia, cada una a tres horas, o con poca frecuencia, de cuatro a seis veces al día. Si está enfermo o afiebrado, o cuando hace mucho calor, la cantidad de orina que hace habitualmente podría disminuir a la mitad y ser normal de todos modos. La micción nunca debe ser dolorosa. Si ve algún signo de sufrimiento mientras su bebé está orinando, avise a su pediatra, ya que esto podría ser un signo de infección o de algún otro problema en las vías urinarias.

En un niño sano, la orina es de color amarillo claro a oscuro. (Cuanto más oscuro es el color, más concentrada es la orina; la orina será más concentrada cuando su hijo no esté bebiendo mucho líquido). A veces, usted verá una mancha rosa en el pañal, que puede confundir con sangre. En realidad, esta mancha suele ser un signo de orina altamente concentrada, que tiene un color rosado. Siempre que el bebé moje, al menos, cuatro pañales al día, probablemente no exista un motivo para preocuparse. Sin embargo, si las manchas rosadas continúan, consulte con su pediatra.

La presencia de verdadera sangre en la orina o de una mancha sanguinolenta en el pañal nunca es normal, y debe avisar a su pediatra. Esto puede deberse a un problema poco importante, como una pequeña llaga causada por dermatitis (erupción) del pañal, pero también podría ser un signo de un problema más grave. Si este sangrado está acompañado de otros síntomas, como dolor abdominal o sangrado en otras áreas, busque atención médica para su bebé de inmediato.

Deposiciones

Desde el primer día de vida y hasta pasados algunos días, su bebé tendrá sus primeras deposiciones, que suelen recibir el nombre de meconio. Esta sustancia espesa de color negro o verde oscuro llenaban los intestinos del bebé antes del nacimiento. Una vez que el meconio se elimina, las evacuaciones se vuelven de color verde claro.

Si usted amamanta a su bebé, las evacuaciones deberían tener, en poco tiempo, aspecto de mostaza clara con partículas parecidas a las semillas. Hasta que comience a comer alimentos sólidos, la consistencia de las evacuaciones puede variar desde muy blanda hasta floja y líquida. Si le da leche de fórmula, las evacuaciones suelen ser de color habano o amarillo. Serán más firmes que las de un bebé que toma el pecho, pero no más firmes que la mantequilla de maní (o de cacahuate).

Independientemente de si su bebé toma el pecho o el biberón, las evacuaciones duras o muy secas pueden ser un signo de que este no está recibiendo suficiente líquido o de que está perdiendo demasiado líquido debido a una enfermedad, a fiebre o al calor. Una vez que haya comenzado a comer alimentos sólidos, las evacuaciones duras pueden indicar que está comiendo demasiados alimentos que causan estreñimiento, como cereales o leche de vaca, antes de que su organismo pueda procesarlos. (La leche entera de vaca no se recomienda para bebés menores de doce meses).

A continuación, se describen otros aspectos importantes para tener en cuenta acerca de las deposiciones:

  • Las variaciones ocasionales en el color y la consistencia de las evacuaciones son normales. Por ejemplo, si el proceso digestivo se enlentece porque el bebé ha consumido realmente muchos cereales ese día o alimentos que exigen un mayor esfuerzo de digestión, las evacuaciones pueden volverse de color verde. Si el bebé recibe suplementos de hierro, las evacuaciones pueden volverse de color café o marrón oscuro. Si existe una irritación menor en el ano, pueden aparecer vetas de sangre en la parte externa de las evacuaciones. Sin embargo, si hay una gran cantidad de sangre, mucosidad o agua en las evacuaciones, llame a su pediatra de inmediato. Estos síntomas pueden indicar una afección intestinal que requiere atención por parte de su médico.
  • Dado que, por lo general, las evacuaciones de un bebé son blandas y un poco líquidas, no siempre es fácil indicar cuándo un bebé tiene diarrea leve. Los signos indicadores son un aumento repentino en la frecuencia (más de una deposición por toma) y un contenido de líquido inusualmente alto en las deposiciones. La diarrea puede ser un signo de infección intestinal o puede deberse a un cambio en la dieta del bebé. Si el bebé es amamantado, este puede desarrollar diarrea debido a un cambio en la dieta de la madre.
  • El mayor motivo de preocupación en la diarrea es la posibilidad de que se produzca deshidratación. Si también tiene fiebre y su bebé es menor de dos meses, llame a su pediatra. Si su bebé tiene más de dos meses y la fiebre dura más de un día, revise la cantidad de orina que hace y la temperatura rectal. A continuación, informe sus hallazgos a su médico, a fin de que pueda determinar qué debe hacerse. Asegúrese de que su bebé continúe alimentándose con frecuencia. Del mismo modo, si simplemente parece enfermo, hágaselo saber a su médico.

La frecuencia de las deposiciones varía mucho de un bebé a otro. Muchos evacúan poco después de alimentarse. Esta se debe al reflejo gastrocólico, que hace que el sistema digestivo se active cada vez que el estómago se llena de alimento.

Entre las tres y seis semanas de vida, algunos lactantes solo tienen una sola deposición por semana. Esto es normal de todos modos. Esto ocurre porque la leche materna genera muy pocos desechos sólidos para que el sistema digestivo del bebé los elimine. Por lo tanto, las evacuaciones poco frecuentes no son un signo de estreñimiento y no deben considerarse un problema siempre que sean blandas (no más firmes que la mantequilla de maní) y su bebé sea, por lo demás, normal, aumente de peso y tome el pecho con regularidad.

Si su bebé toma leche de fórmula, debería tener, al menos, una deposición al día. Si evacúa con menos frecuencia y parece estar haciendo un esfuerzo porque sus evacuaciones son duras, es posible que tenga estreñimiento. Comuníquese con su pediatra para obtener asesoramiento acerca de cómo tratar este problema.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.