Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Nuestro hijo no tiene la circuncisión. ¿Cuándo se le retraerá el prepucio?

Durante los primeros años, el prepucio de su hijo se irá separando de la punta de su pene. Algunos prepucios se separan poco tiempo después del nacimiento o incluso antes de nacer, pero esto no es común. Cuando esto ocurre, es diferente para cada niño. Puede tomar algunas semanas, meses o años. Cuando esto suceda, el prepucio puede retraerse de la punta del pene. Esto se denomina retracción del prepucio.

La mayoría de niños tendrán retraídos sus penes para cuando cumplan cinco años de edad; sin embargo, a otros no se les retraerá hasta que entren a la adolescencia. A medida que un niño se vuelve más consciente de su cuerpo, es probable que descubra cómo retraer su prepucio. Pero la retracción del prepucio nunca debe forzarse. No trate de retraer el prepucio a la fuerza hasta que este se retraiga por completo. Forzar prematuramente la retracción del prepucio puede ocasionar dolor severo, hemorragia o desgarres de la piel.

Esmegma

Cuando el prepucio se separa de la cabeza del pene, las células cutáneas se desprenden. Estas células cutáneas parecen grumos blancos en forma de perla que se acumulan en el prepucio. Esto se denomina esmegma. El esmegma es normal, por lo que no hay de qué preocuparse.

Limpieza

Si el prepucio de su hijo se separa antes de llegar a la pubertad, será suficiente retraerlo ocasionalmente al limpiarlo. Una vez que su hijo entre a la pubertad, como parte de su rutina diaria, debe limpiarse debajo del prepucio, tal y como se lava el pelo o los dientes.

Enséñele a su hijo a limpiarse el prepucio de la siguiente manera:

Paso 1: Tire suavemente del prepucio para separarlo de la punta del pene.
Paso 2: Lave con agua tibia y jabón la parte interior del prepucio.
Paso 3: Regrese el prepucio a su lugar.

 

Última actualización
10/31/2013
Fuente
Care of the Uncircumcised Penis (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, Updated 6/2007)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.