Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Deberá mantener el muñón del cordón umbilical limpio y seco hasta que se reseque y, finalmente, se caiga. Para mantener el cordón seco, dele baños de esponja a su bebé en lugar de sumergirlo en una tina de agua. Además, mantenga el pañal doblado debajo del cordón para evitar que se empape de orina. Tal vez note algunas gotas de sangre en el pañal cuando se acerque el momento en el que se cae el muñón. Esto es normal. Sin embargo, si el cordón sangra activamente, llame al médico de su bebé inmediatamente. Si el muñón se infecta, necesitará tratamiento médico. A pesar de que las infecciones son muy poco comunes, comuníquese con su médico si su bebé presenta cualquiera de estos signos:

  • Secreción de color amarillento y maloliente del cordón.
  • Piel enrojecida alrededor de la base del cordón.
  • Llanto cuando usted toca el cordón o la piel que lo rodea.

El muñón del cordón umbilical debería secarse y caerse, a más tardar, cuando su bebé tenga ocho semanas de vida. Si permanece después de ese momento, es posible que haya otros problemas. Visite al médico de su bebé si el cordón no se ha secado ni caído cuando el bebé tenga dos meses de vida.

Granuloma umbilical

A veces, en lugar de secarse completamente, el cordón forma un granuloma o una masa rojiza pequeña de tejido cicatricial (de cicatrices) que permanece en el ombligo luego de caerse el cordón umbilical. Este granuloma drenará un líquido de color amarillento claro. Por lo general, esta afección desaparecerá en alrededor de una semana. Si no fuera así, es posible que su pediatra deba quemar (cauterizar) el tejido granulomatoso.

Hernia umbilical

Si la zona del cordón umbilical de su bebé parece salirse hacia afuera cuando llora, es posible que tenga una hernia umbilical. Esto es un pequeño agujero en la parte muscular de la pared abdominal que permite que el tejido sobresalga cuando hay presión dentro del abdomen (p. ej., cuando el bebé llora). Esta no es una afección grave y, por lo general, se cura sola entre los primeros doce y dieciocho meses. (Por motivos que se desconocen, tarda más tiempo en curarse en los bebés afroamericanos). En el caso improbable de que no se cure, es posible que el agujero deba cerrarse mediante cirugía. Sujetar esta zona con cinta adhesiva o sujetar una moneda con cinta adhesiva sobre ella podría ser perjudicial.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.