Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Por lo general, la leche materna humana no causa reacciones alérgicas en los bebés lactantes, pero algunas veces, las mamás se preocupan de que sus bebés puedan ser alérgicos a algo que ellas coman y que pase a su leche materna. De hecho, solo dos o tres de cada mil bebés que son alimentados exclusivamente con leche materna demuestran una reacción alérgica y eso es más a menudo a causa de la leche de vaca en la dieta de la madre. En este caso, el bebé puede mostrar signos de cólico severo, malestar abdominal o erupciones en la piel como, por ejemplo, eczema o urticarias, o puede reaccionar con vómitos, diarrea severa (a menudo con sangre en los excrementos) o dificultad para respirar que tarda hasta varias horas después de amamantarlo.

Si nota cualquiera de estos síntomas, contacte a su pediatra inmediatamente. Aunque es raro, especialmente entre los niños alimentados con leche materna, las alergias a la leche pueden ser graves o fatales. Eventualmente, la mayoría de bebés superan su alergia a la leche de vaca, aunque las alergias a otras substancias pueden ser para toda la vida.

Se ha demostrado que la lactancia materna exclusivamente para los primeros seis meses de vida disminuye significativamente el riesgo y gravedad de las alergias a alimentos en familias con un fuerte historial de las mismas. La lactancia materna exclusiva o la lactancia materna en combinación con leche de fórmula para infantes parcialmente o extensamente hidrolizada también reduce el riesgo de eczema, una condición de la piel excesivamente seca que se irrita con facilidad.

Hasta ahora, no existe evidencia de que evitar ciertos alimentos durante el período de lactancia materna puede ayudar a evitar que su hijo desarrolle alergias o asma. La excepción a esto puede ser el eczema: algunos estudios sugieren que evitar ciertos alimentos puede reducir el riesgo de que su bebé desarrolle eczema. Aún así, si en su familia hay personas que han padecido alergias graves a alimentos, puede considerar limitar su ingesta de leche y productos lácteos, pescado, huevos, manís y otras nueces durante el embarazo y durante el período de lactancia materna. Supervise a su bebé detenidamente para detectar cualquier erupción en la piel, problemas respiratorios, excrementos inusuales u otros síntomas de alergias y asegúrese de hablar con su pediatra acerca de su historial médico familiar.

Sensibilidad a los alimentos

Algunas mamás notan reacciones menores a otros alimentos en su dieta. Algunos bebés lloran, protestan o incluso se alimentan con más frecuencia después de que sus mamás comen alimentos picantes o "gaseosos" (como repollo). Estas reacciones son diferentes a las alergias, ya que causan síntomas menos graves (no causan erupciones ni respiración anormal) y la mayoría siempre dura menos de veinticuatro horas.

Si su bebé reacciona negativamente cada vez que come cierto tipo de alimento y lo considera un problema, puede evitar solo ese alimento en particular temporalmente. Si estos síntomas continúan a diario y duran largos períodos, pueden indicar cólico en vez de sensibilidad a alimentos. Si eliminar varios alimentos no tiene efecto en los síntomas de su hijo, hable con su pediatra acerca de esta posibilidad.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.