Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Muchas mujeres que están amamantando a sus recién nacidos se preguntan cómo su hijo mayor responderá a las sesiones de lactancia materna y se preocupan acerca de cómo mantener a los hermanos mayores ocupados durante las primeras sesiones de lactancia materna que son tan frecuentes. Es seguro suponer que todos sus hijos mostrarán una sana curiosidad acerca de esta manera asombrosa y maravillosa de alimentar a un nuevo bebé. Tan pronto como les explique el proceso de lactar en un lenguaje simple y mantenga un enfoque realista para sus preguntas y su deseo de ver cómo amamanta al bebé, ese "tiempo familiar" puede convertirlo en una experiencia positiva y educativa para todos.

No se sorprenda si sus hijos mayores tienden a rondar cerca de usted mientras amamanta al bebé o hasta traten de subir a su regazo. Inclúyalos si puede, hablándoles sobre cómo solía amamantarlos (si lo hizo), dándoles un pequeño abrazo con su brazo libre, contándoles un cuento u observándolos mientras hacen un dibujo, trabajan en un libro o mientras se entretienen con un juguete.

Algunas mamás consideran que las sesiones de lactancia materna son momentos maravillosos para escuchar música o cuentos de niños con los hermanos de sus bebés. De esta forma, el tiempo de la lactancia materna lo puede utilizar para acercarse a todos sus hijos y no solo al recién nacido. Los niños mayores también pueden agradecer la oportunidad de expresar los sentimientos de cercanía que la lactancia materna inspira al doblar la ropa limpia cerca de usted, llevándole un vaso de agua, sosteniendo al bebé mientras usted se prepara para amamantarlo o contribuyendo de otra forma con el cuidado de su familia.

Si su hijo pequeño o en edad preescolar le pregunta si puede tratar de alimentar al bebé, la decisión es obviamente suya. En la mayoría de los casos, un niño que ya no recibe lactancia materna puede considerar que la experiencia es demasiado extraña para intentarlo más de una vez. Probablemente no recordará cómo alimentarlo y se retirará, satisfecho, después de un rápido experimento.

Si ya tiene un niño pequeño a quien amamanta y cuando su nuevo bebé llega a la familia él no quiere renunciar a la lactancia materna; o bien, si siente que ese no es el momento para empezar el destete, puede decidir amamantarlos simultáneamente, tanto al niño pequeño como al recién nacido. De ser así, asegúrese de informar al pediatra de su recién nacido sobre su dedición para que el crecimiento de su bebé se pueda supervisar más cuidadosamente.

Tome en cuenta que mientras el niño mayor puede recibir alimentos y líquidos de otras fuentes, su bebé depende completamente de la leche materna para su nutrición. Por lo tanto, debe ofrecer amamantar primero a su bebé y alimentar a su hijo mayor después de que el bebé haya comido lo suficiente. Además, vigile su propia nutrición y niveles de energía con más cuidado. Necesitará comer lo suficiente para apoyar la producción de leche materna adicional y descansar un poco más de lo necesario para controlar la demanda adicional en su cuerpo. El pediatra de su bebé debe conocer estos asuntos y puede ayudarle a manejarlos.

Puede preguntarse si el recién nacido aún recibe las ventajas del calostro si amamanta a sus dos hijos simultáneamente. El análisis de la leche materna muestra que una madre que da a luz a un recién nacido produce calostro y leche diseñada para satisfacer las necesidades del recién nacido, aún cuando la madre está amamantando a un niño pequeño. Esto ofrece las ventajas deseadas para el recién nacido pero ninguna consecuencia adversa para el niño mayor.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.