Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Después del parto, muchas mujeres se sienten tranquilas porque ya no tienen que preocuparse por tomar un analgésico o pastilla para el resfriado ya que puede afectar negativamente el desarrollo de su feto en crecimiento. Cuando está amamantando y planea tomar cualquier tipo de medicamento, ya sea con receta médica o de venta libre, asegúrese de obtener la aprobación de su proveedor de atención médica obstetra o pediátrica.

La mayoría de medicamentos son seguros durante la lactancia materna, pero algunos pueden tener efectos secundarios graves para su bebé y no necesariamente los mismos que tanto le preocupaban durante el embarazo. Su médico es la mejor fuente de información más actualizada sobre qué medicamentos son seguros para usted en ese momento.

Aún se desconoce mucho con respecto de los efectos a largo plazo de varias clases de medicamentos. Por esta razón, durante el período de lactancia materna, es importante que tome los medicamentos solo cuando sea absolutamente necesario, que utilice el medicamento más seguro y que tome la menor dosis posible. Cuando sea posible, utilice medicamentos de acción inmediata en lugar de variedades de acción prolongada. Es mejor tomar los medicamentos de acción inmediata después de que haya amamantado a su bebé, mientras que los medicamentos de liberación sostenida se deben tomar justo después de la última toma de la tarde de su bebé o antes de su período más largo de sueño.

Al tomar cualquier medicamento, observe atentamente si su bebé tiene alguna reacción, incluyendo pérdida de apetito, diarrea, somnolencia, llanto excesivo, vómitos o erupciones de la piel. Llame al pediatra de su bebé inmediatamente si aparece cualquiera de estos síntomas. En el caso poco probable de que su médico necesite recetarle un medicamento potencialmente dañino por un periodo corto, puede sacarse leche y almacenarla anticipadamente y cuando esté tomando el medicamento puede sacarse la leche y desecharla hasta que lo haya eliminado de su cuerpo. El tiempo que necesita para eliminar el medicamento de su cuerpo varía con base en el medicamento en particular, pero su médico le aconsejará a este respecto.

Control de la natalidad

La lactancia materna exclusiva y frecuente (sin agua, jugo, leche de fórmula, alimentos sólidos u otros suplementos para el bebé), incluyendo por lo menos una alimentación en la noche, reduce significativamente la posibilidad de quedar embarazada durante los primeros seis meses después del nacimiento. Sin embargo, después de las seis semanas, especialmente si está amamantando parcialmente, puede empezar a utilizar anticonceptivos si su suministro de leche está firmemente establecido. Debe discutir el asunto con su médico obstetra o ginecólogo. Aunque no existen efectos dañinos en los bebés cuando las madres utilizan anticonceptivos hormonales, algunas investigaciones han demostrado que las píldoras para control de la natalidad con altas dosis de estrógeno pueden disminuir el suministro de leche. Las píldoras de progestina sola (también llamadas mini-píldoras) tienen menos probabilidad de interferir con la lactancia materna, aunque los efectos secundarios aumentan para la madre. Los efectos varían dependiendo de cada mujer y tipo de píldora, por lo que debe hablar sobre las posibles repercusiones con su médico antes de empezar a tomar anticonceptivos. Además, también puede considerar utilizar condones, un diafragma o cubierta cervical (capuchón cervical) y un espermicida, debido a que es menos probable que estas formas de control de la natalidad interfieran con su suministro de leche.

Medicinas homeopáticas y herbales

Muchos estadounidenses están acostumbrados a optar por remedios homeopáticos para tratar enfermedades de rutina, particularmente cuando están preocupados por los efectos secundarios asociados con las medicinas más convencionales. Sin embargo, solo porque un remedio es "natural" no significa que sea seguro para las mujeres que están amamantando o sus bebés. En muchos casos, se han realizado pocas investigaciones científicas respecto a las implicaciones por utilizar estos tratamientos durante la lactancia materna.

En Estados Unidos, la Administración de Drogas y Alimentos, (Food and Drug Administration, FDA), no regula los remedios homeopáticos, herbales o naturales, lo que significa que el gobierno no supervisa la pureza de estos productos ni se asegura de que no contengan substancias tóxicas. Cuando se toman en grandes cantidades, ciertas substancias crean efectos negativos tales como, presión arterial alta y suministro reducido de leche. Es mejor tratar los remedios homeopáticos tal como lo haría con cualquier medicina: Absténgase de tomar hierbas u otros medicamentos homeopáticos (aparte de los tés de hierbas que se producen comercialmente) a menos de que el médico de su familia, médico obstetra o pediatra los haya aprobado. Tome substancias aprobadas en la menor dosis posible y observe cuidadosamente a su bebé para detectar cualquier reacción negativa. Asegúrese de que su médico y el pediatra de su bebé están informados de cualquier cosa que esté tomando.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.