Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Proporcionar leche materna a un recién nacido prematuro o gravemente enfermo puede ser un desafío, pero usualmente esto es posible y definitivamente es una forma efectiva de mejorar la salud, crecimiento y desarrollo de su bebé. Aún si su bebé no puede amamantarse al principio, puede empezar a sacarse la leche inmediatamente después de dar a luz. Al estar estable, puede alimentar a su bebé por medio de un tubo o dejar que succione la leche de un pequeño vasito o biberón. Sin importar cómo le suministre la leche materna, la lactancia materna es la mejor alimentación en un momento en el que dicha ventaja hace una gran diferencia.

Leche prematura

Las madres de los bebés prematuros producen leche materna que es un poco diferente en composición, al menos durante las primeras semanas y esta diferencia está diseñada para cumplir con las necesidades particulares de su bebé. La leche prematura es más alta en proteínas y minerales, como sal, y contiene diferentes tipos de grasa que puede digerir y absorber con más facilidad. La grasa en la leche humana ayuda a mejorar el desarrollo del cerebro y tejidos neurológicos del bebé, lo que es especialmente importante para los niños prematuros. La leche humana es más fácil de digerir que la leche de fórmula y evita exponer su recubrimiento intestinal inmaduro a las proteínas de la leche de vaca que se encuentran en la leche de fórmula para bebés prematuros. Los bebés prematuros que son amamantados tienen menos probabilidad de desarrollar infecciones intestinales que los bebés que son alimentados con leche de fórmula. La leche que produce en los primeros días contiene altas concentraciones de anticuerpos para ayudar a su bebé a combatir a las infecciones. Aún si su bebé no puede amamantarse todavía, sacarse la leche materna desde el principio le garantizará que su suministro de leche se mantenga hasta que su bebé pueda amamantarse.

Apoyo

Su primer paso para proporcionar a su bebé leche materna es incluir el apoyo del personal médico que cuidará de su bebé en el hospital. Avise al pediatra y neonatólogo de su bebé, si alguno de ellos está atendiendo a su bebé, sobre su deseo de amamantarlo y proporcionar la leche materna que se sacó. Sus médicos pueden arreglar que alimenten a su bebé con la leche materna que se sacó o que amamante a su hijo en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Muchos hospitales ahora proporcionan áreas privadas para amamantar, así como especialistas capacitados para ayudar a las madres a amamantar. Pida ayuda al enfermero de su bebé o al consultor de lactancia en la UCIN. El personal capacitado de su equipo de apoyo puede mostrarle cómo ensamblar y usar un extractor de leche eléctrico, enseñarle a sacarse leche de manera eficiente y asesorarle para que almacene la leche materna.

Si puede amamantarlo directamente, ellos pueden ayudarla a ajustar su posición para amamantar a su pequeño hijo. Muchas unidades de cuidados intensivos neonatales estimulan a los padres a que entren a la habitación continuamente y que tengan contacto directo con el bebé, lo que se conoce comúnmente como cuidado de canguro, ya que se ha demostrado que es de beneficio para la estabilidad y el crecimiento y desarrollo óptimo de los bebés prematuros. Usar un extractor de leche o sacarse la leche inmediatamente después de sostener a su bebé en contacto directo es una forma muy efectiva para incrementar su suministro de leche. Algunas madres consideran que la extracción de leche junto a la cama de su bebé en la UCIN es también muy útil.

Sacarse la leche materna

Si su recién nacido es demasiado pequeño o enfermo para amamantarse desde el principio o si una condición de nacimiento impide que se amamante directamente, se dará cuenta que un extractor de leche eléctrico de uso hospitalario es una forma efectiva de sacarse la leche y de establecer y mantener un suministro de leche adecuado. Su hospital le proporcionará un extractor mientras usted se encuentre allí y puede rentar o comprar uno para usar posteriormente en casa.

El extractor que use deberá crear una acción de ordeñado y no simplemente ser un dispositivo de succión. Empezando lo más pronto posible después del nacimiento de su bebé, sáquese la leche a intervalos regulares, aproximadamente a las horas en las que su bebé usualmente se alimentaría. Utilice el extractor al menos seis a ocho veces al día; esto proporciona estímulo al pezón y estimula la producción de leche. Deberá usar el extractor en intervalos regulares durante la noche las primeras semanas y no dormir más de cuatro a cinco horas a la vez. Si se despierta cada mañana y sus senos están llenos, entonces está durmiendo demasiado tiempo durante la noche; esta llenura realmente disminuirá su producción de leche. Usar un extractor doble le permite sacarse leche de ambos senos a la vez. La mayoría de las mujeres consideran que un doble extractor produce más leche en el menor tiempo. Cuando use el extractor, continúe usándolo por varios minutos después de que su leche ha dejado de fluir para estimular la producción incrementada de leche. Para las madres de bebés prematuros, el período mínimo de tiempo para intentar la extracción durante un período de veinticuatro horas es de cien minutos. Toda esta estimulación de los senos y extracción de leche es el requerimiento mínimo para mantener el suministro de leche materna durante muchas semanas (si su bebé es muy pequeño, prematuro o está enfermo).

Se ha demostrado que el masaje a los senos antes y durante el uso del extractor mejora su flujo de leche y puede hasta mejorar su producción de leche. Para hacerlo, aplique movimientos pequeños y circulares con las puntas de sus dedos, empezando en los bordes exteriores de su seno cerca de la pared del pecho y avance lentamente hacia el centro. El masaje deberá siempre ser suave para evitar producir fricción en la superficie de la piel o aplicar masaje tan profundamente que ocasione dolor.

Tenga presente que se sacará únicamente pequeñas cantidades de calostro al principio, pero esta sustancia que fomenta los anticuerpos es extremadamente beneficiosa para su bebé. Algunas madres consideran que sacarse el calostro con masaje manual en un vaso pequeño o cuchara es más fácil que usar un extractor eléctrico durante los primeros días. Sacarse la leche manualmente en un vaso también le permite cuidar cada gota, en lugar de desperdiciar la leche que queda atrapada en los tubos del extractor. Una vez incrementa su suministro de leche, la cantidad de leche que puede sacarse probablemente oscilará todos los días. Como resultado, necesitará incrementar la cantidad de veces al día que se saca leche para mantener un suministro óptimo de leche. Estas fluctuaciones son normales; simplemente se observan más fácilmente cuando se saca leche que cuando amamanta. Una vez su bebé empiece a amamantarse, es posible que su producción de leche incremente. Para maximizar su producción de leche, intente descansar lo más posible, tomar sus analgésicos recetados, beber los líquidos adecuados y minimizar el estrés.

Alimentación de su bebé

Puede darle su leche materna a su bebé a través de un tubo que pasa a través de su nariz o boca hacia su estómago o de un vaso o biberón pequeño. La ruta de alimentación dependerá del grado de la condición de prematuro de su bebé y de las políticas en la UCIN en su hospital. Ocasionalmente, los bebés que se alimentan por medio de biberón pueden empezar a preferir el biberón, el cual administra leche más rápido y con menos esfuerzo que alimentar del seno. Algunos de estos bebés se rehúsan posteriormente a amamantarse; una situación llamada confusión de pezón o preferencia de pezón.Durante este período cuando su bebé está usando un método de alimentación alternativo, puede introducirlo a la lactancia materna al abrazarlo en contacto directo contra su pecho cuando sea posible y permitir que toque su pecho con su nariz. Por supuesto, esto debería realizarse cuando el neonatólogo o pediatra lo ha aprobado. Es posible que pronto progrese a un complemento de alimentación u otro dispositivo que le administrará la leche materna que se sacó de un biberón o jeringa a través de un pequeño tubo que está adherido con cinta adhesiva junto a su pezón. Con este método, su bebé deberá empezar a alimentarse parcialmente del tubo y parcialmente de su seno a medida que se aferra a su seno y se amamanta activamente.

Las sesiones de lactancia materna temprana probablemente serán más exitosas si las programa para cuando su bebé esté más lúcido y alerta, pero calmado. Experimente con diferentes posiciones de lactancia materna para descubrir qué funciona mejor para los dos. Las madres de los bebés que nacen antes de tiempo con frecuencia consideran que la posición de cuna cruzada es la más fácil de usar mientras "enseña" a su bebé a agarrar el pezón. Aún si su bebé no succiona del seno, puede sacar algo de leche de su pezón, para que su bebé pruebe la leche de su seno cuando tenga contacto con la aureola y pezón. Con frecuencia, un bebé prematuro se cansa con facilidad, así que es posible que estas alimentaciones tempranas sean breves. (Puede usar el resto del tiempo juntos para abrazarlo, mecerlo, cantarle y acurrucar al recién nacido). Intente amamantarlo con tanta frecuencia como sea posible y continúe sacándose leche para las alimentaciones durante su ausencia. La lactancia y sacarse la leche con frecuencia, al igual que abrazarlo regularmente en contacto directo, ayudará a mantener su suministro de leche.

Un número creciente de hospitales permite que las madres se queden durante la noche o el día con los bebés, la noche que se le da de alta de la UCIN o dos noches antes, lo que permite que las madres empiecen a conocer los horarios de hambre durante el día de su bebé y los ritmos para amamantarlo al igual que otros aspectos del cuidado infantil antes de ir a casa. Dicha experiencia puede facilitar la transición del hospital a la vida en casa para usted y su bebé.

El uso de la leche de fórmula

Naturalmente, deseará enfocarse en hacer la transición de la alimentación de la leche que se sacó a la lactancia materna directa, pero comprenda que el personal médico de su hospital desea asegurarse que su bebé reciba las calorías y nutrición adecuadas antes de ir a casa. Para lograr un crecimiento adecuado y huesos fuertes con depósitos suficientes de calcio, los neonatólogos pueden enriquecer la dieta de los pequeños bebés prematuros al agregar nutrientes complementarios especiales para la leche materna, con frecuencia con fortificantes comercialmente disponibles para la leche. Ocasionalmente, los médicos pueden decidir alimentar a un bebé con leche de fórmula especial para bebés prematuros, algunas veces alternando la leche de fórmula con su leche materna.

Aún si su bebé no se está alimentando debido a complicaciones médicas, continúe sacándose la leche materna y congélela para usarla posteriormente, de tal manera que mantenga su producción de leche. En sus conversaciones con el médico del bebé, asegúrese de reforzar su deseo de amamantar cuando sea apropiado médicamente.

En casa

Después de que su bebé llegue a casa del hospital, es posible que necesite continuar usando el extractor de leche hasta que su bebé se amamante exclusivamente (en realidad se esté amamantando) y crezca bien sin necesidad de ningún biberón complementario o leche de fórmula. Esto le permite almacenar leche materna para tomas adicionales y mantener un suministro de leche adecuado, especialmente a medida que su bebé crece y sus necesidades aumentan. Intente amamantar a su bebé siempre que él muestre interés; aún si es a cada hora o a cada hora y media durante las primeras semanas. Si su bebé prematuro se está alimentando exclusivamente con leche materna, su pediatra deberá recomendarle un suplemento de hierro o multivitaminas. Finalmente, pida a su pediatra o especialista en lactancia materna que verifique su técnica para amamantar poco después de que su bebé llegue a casa.

Cuidar y aprender a amamantar a un niño prematuro o recién nacido enfermo es emocionalmente difícil para una nueva mamá. Es buena idea comunicarse con grupos de apoyo en su área que se especialicen en la condición de su bebé. Con frecuencia, otras madres son los recursos más valiosos de información. Además, asegúrese de que su pareja y otros miembros de la familia comprendan las enormes ventajas de amamantar a un bebé que nació antes de tiempo o un recién nacido hospitalizado enfermo. El apoyo emocional y práctico de sus seres queridos irá más allá de ayudarle a lograr sus metas de amamantar.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.