Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Siga estos consejos de almacenamiento y preparación seguros para mantener saludable la leche que se extrajo para su bebé:

  • Lávese las manos antes de extraer o manipular su leche.
  • Asegúrese de usar solo recipientes limpios para almacenar la leche extraída. Trate de usar biberones con tapas de rosca, vasos de plástico duro con tapas que cierren bien, o bolsas de lactancia gruesas especiales que puedan utilizarse para alimentar a su bebé. No use bolsas de almacenamiento de plástico regulares ni bolsas para biberones de leche de fórmula, ya que estas pueden romperse y tener pérdidas con facilidad. No almacene la leche materna en cubetas para hielo.
  • En el caso de un bebé normal y saludable que se encuentra en el hogar, use la leche conservada en un recipiente sellado y enfriado en el término de veinticuatro horas, si es posible. Deseche toda la leche que haya sido refrigerada durante más de noventa y seis horas. En el caso de los bebés que están hospitalizados, siga las pautas del hospital para el almacenamiento de leche materna.
  • Congele la leche si no planea usarla en el término de veinticuatro horas. La leche congelada se conserva bien durante, al menos, un mes en un congelador incorporado al refrigerador, o durante tres a seis meses si se guarda en un congelador de muy baja temperatura a una temperatura de 0° F o inferior. Almacénela al fondo del congelador, donde la temperatura es más baja, no en la puerta. Además, mantenga lleno el congelador para mantener las temperaturas más bajas. Asegúrese de etiquetar la leche con la fecha y la hora cuando la extrajo. Utilice la leche más vieja primero. Tenga en cuenta que la grasa de la leche materna comienza a descomponerse cuando es almacenada. Por eso, se recomienda utilizar la leche materna congelada en el término de tres meses.
  • Congele alrededor de 2 a 4 onzas de leche por recipiente, a fin de evitar el desperdicio de leche después de descongelarla. Siempre puede descongelar una bolsa adicional, si fuera necesario.
  • No agregue leche fresca a la leche que ya fue congelada en un recipiente de almacenamiento.
  • Puede descongelar la leche en el refrigerador o colocándola en un tazón de agua tibia.
  • No utilice hornos de microondas para calentar biberones, ya que no los calienta en forma pareja. El calentamiento poco uniforme puede quemar a su bebé o dañar la leche. Los biberones también pueden explotar si se dejan mucho tiempo en el microondas. El calor excesivo puede destruir proteínas y vitaminas importantes de la leche.
  • La leche previamente congelada que ha sido descongelada en el refrigerador debe usarse en el término de veinticuatro horas o desecharse.
  • No vuelva a congelar su leche.
  • No guarde la leche que sobró de un biberón que no se tomó del todo para utilizarla en otra toma.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.