Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Cuál es la mejor   forma de que un niño deje de succionarse el pulgar o usar un chupete, chupón o chupo?

Como primer paso para tratar los hábitos de succión de su hijo, ¡ignórelos! En la mayoría de los casos, desaparecen por sí solos. Las palabras, las burlas o los castigos severos pueden disgustar a su hijo y no son una manera efectiva de eliminar los hábitos. En lugar de eso, intente lo siguiente:

  • Elogie y recompense a su hijo cuando no se succiona el pulgar ni usa el chupete. Las tablas con estrellas, las recompensas diarias y los recordatorios amables, especialmente durante el día, también son muy útiles.
  • Si su hijo usa la succión para aliviar el aburrimiento, mantenga sus manos ocupadas o distráigalo con cosas que le parezcan divertidas.
  • Si nota cambios en la parte superior de la boca de su hijo (paladar) o en la forma en que se alinean los dientes, hable con su pediatra o dentista pediátrico. Hay dispositivos que pueden colocarse en la boca, que hacen que sea difícil succionar un dedo o pulgar.

Independientemente del método que pruebe, asegúrese de explicárselo a su hijo. Si el dispositivo hace que su hijo se sienta atemorizado o nervioso, deje de usarlo inmediatamente.

La buena noticia es que la mayoría de los niños abandonan sus hábitos de succión antes de avanzar demasiado en la escuela. Esto se debe a la presión de sus compañeros. Si bien su hijo aún podría succionar como una forma de dormirse o de calmarse cuando está disgustado, por lo general, lo hace en privado y no es perjudicial. Presionar demasiado a su hijo para que abandone el hábito puede ser más perjudicial que beneficioso. Quédese tranquilo de que su hijo abandonará el hábito con el tiempo por sí solo.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Thumbs, Fingers, and Pacifiers (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics, Updated 3/2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.