Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Determinar si la ropa para bebé puede lavarse es, definitivamente, un aspecto que debe considerarse. Asegúrese de mirar las etiquetas, no solo para ver información sobre el tamaño, la resistencia al fuego o el calce, sino también para ver las instrucciones de lavado. A menos que le entusiasme la idea de lavar a mano mucha ropa de bebé y reemplazar frecuentemente la que no se conserva bien, le sugerimos que piense seriamente acerca de la durabilidad y la posibilidad de lavar la ropa de bebé que usted compra, especialmente los conjuntos diarios, los mamelucos y los pijamas de su bebé.

  • Lavado. Debido a que los recién nacidos tienden a tener la piel sensible (y usted no sabe quién ha manipulado la ropa y con qué antes de llegar a su poder), por lo general, lavar toda la ropa antes de su uso es una buena idea. Una excepción podría ser la ropa de abrigo, como los tapados y las chaquetas, que no tienen mucho contacto con la piel (y no suelen lavarse y secarse con facilidad). Como consejo útil, considere la posibilidad de colocar artículos pequeños, como medias, en una bolsa de malla para el lavado y secado, y recuerde sujetar las tiras de velcro (como las de los baberos) antes de lanzarlas a la batalla, para evitar que se enganchen con el resto de la ropa.
  • Detergentes. Una recomendación común es que la ropa para bebé debe lavarse en forma separada, utilizando detergentes especiales “para bebés”, que supuestamente dejan menos residuos y, por lo tanto, tienen menos probabilidades de causar irritación en la piel. En realidad, hemos comprobado que muchos, si no la mayoría, de los padres simplemente lavan la ropa de sus bebés con el resto de la ropa sucia de la familia, sin que esto cause ningún problema. Habiendo dicho esto, vale la pena prestar atención al hecho de que los detergentes, en general, no quitan las propiedades ignífugas de la ropa de cama, pero el jabón en escamas sí puede hacerlo. Dada esta información, usted puede elegir su detergente, al igual que nosotros. Compre uno que huela bien y elimine la suciedad, y solo  siéntase obligado a invertir en  un detergente más suave “para bebés” (o detergentes hipoalergénicos/sin perfume “para adultos”) si su bebé desarrolla algún signo de irritación en la piel.
  • Eliminación de manchas. El mejor método para manejar las manchas producidas por la leche materna, la leche de fórmula, la regurgitación o la caca es tratar de limpiar o enjuagar la mancha desagradable tanto como pueda mientras esté relativamente fresca. Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente si se encuentra en el medio de un cambio de pañal o una toma, con una mancha en la ropa que se está instalando para recorrer un largo camino. Sin embargo, si usted puede eliminar, al menos, una parte de ella con una toallita húmeda de bebé o dejar la ropa en remojo con agua y detergente, estará feliz de haberlo hecho. Le sugerimos abastecer su lavadero con un buen quitamanchas y designar un lugar para dejar en remojo la ropa manchada o sucia.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
4/2/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.