Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

En lo que a ropa de bebé se refiere, las tallas que no son para bebés prematuros o recién nacidos vienen etiquetadas por edad específica, comenzando con la talla de 0 a 3 meses, y se van incrementando en bloques de 3 meses hasta llegar a un año. Este enfoque de las tallas parece bastante práctico, hasta que tiene un  bebé y pone las etiquetas a prueba. Pronto se dará cuenta de que la idea que tiene un fabricante de un recién nacido no siempre coincide con la idea que tiene otro fabricante, y que a muchos recién nacidos no les queda la ropa para recién nacidos. Puede ser que a algunos bebés les quede la talla de 0 a 3 meses desde el primer día y que la talla de 3 a 6 meses les quede unas semanas después de haber nacido. Aunque en teoría es posible llevar a un bebé a probarse ropa a un vestidor, hacerlo en la realidad sería algo cómico y ¡es posible que no conozcamos a nadie lo haya hecho alguna vez! Si quiere obtener algunos consejos prácticos en lo que se refiere a tallas, le sugerimos que considere lo siguiente:

  • Si una etiqueta indica de 3 a 6 meses, es muy probable que le quede a un bebé de tan solo 3 meses de edad. Definitivamente no le recomendamos esperar que le quede cuando tenga 6 meses.
  • Busque etiquetas que ofrezcan guías relativas al peso o estatura, así como rangos de edad, ya que estas le orientarán mejor para escoger la ropa que le quedará a su bebé. 
  • Recuerde que la talla depende de la marca. Como sucede con la ropa para adultos, las tallas de algunas marcas son más grandes o más pequeñas. Cuando se familiarice con una o varias marcas, será más fácil medir la talla que su bebé necesita en relación con la marca específica.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
11/25/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.