Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Cómo sé si mi hijo tiene alergia a algún alimento?

Una alergia a los alimentos ocurre cuando el cuerpo reacciona contra las proteínas dañinas que se encuentran en los alimentos. La reacción usualmente sucede poco después de comer el alimento. Las reacciones alérgicas a los alimentos pueden variar de leves a graves. Debido a que hay muchas cosas que se pueden confundir con las alergias a los alimentos, es importante que los padres conozcan la diferencia.

Síntomas de una alergia a los alimentos

  • Problemas de la piel
    • Urticarias (puntos rojos que se ven como piquetes de mosquito)
    • Erupciones con picazón en la piel (eczema, también conocido como dermatitis atópica)
    • Inflamación
    • Problemas respiratorios
    • Estornudos
    • Sibilancias
    • Estrechez de garganta
  • Síntomas estomacales
    • Náusea
    • Vómitos
    • Diarrea
    • Síntomas relacionados con la circulación
    • Piel pálida
    • Mareos leves
    • Pérdida de conocimiento

Si varias áreas del cuerpo están afectadas, la reacción puede ser grave o hasta podría poner en riesgo la vida. A este tipo de reacción alérgica se le llama anafilaxia y requiere atención médica inmediata.

No es una alergia a los alimentos

Los alimentos pueden causar muchas enfermedades que algunas veces se confunden con alergias a los alimentos. Las siguientes no son alergias a los alimentos:

  • Intoxicación por alimentos: puede causar diarrea o vómitos, pero por lo general lo ocasiona una bacteria en los alimentos descompuestos o poco cocidos.
  • Efectos de las drogas: ciertos ingredientes, como la cafeína en la soda o los dulces, puede hacer que su hijo se sienta tembloroso o inquieto.
  • Irritación de la piel: a menudo la pueden ocasionar los ácidos que se encuentran en los alimentos como el jugo de naranja o productos con tomate.
  • Diarrea: puede ocurrir en niños pequeños debido a la ingesta de demasiada azúcar, como los jugos de frutas.

A algunas enfermedades relacionadas con los alimentos se les llama intolerancia o sensibilidad a los alimentos, en vez de alergia debido a que el sistema inmune no ocasiona el problema. La intolerancia a la lactosa es un ejemplo de una intolerancia a los alimentos que a menudo se confunde con alergia a los alimentos. La intolerancia a la lactosa es cuando una persona tiene problemas para digerir el azúcar de la leche, llamada lactosa, que produce dolor de estómago, llenura y excrementos blandos.

Algunas veces las reacciones a los químicos agregados a los alimentos, como colorantes o conservantes, se confunden con una alergia a los alimentos. Sin embargo, mientras algunas personas pueden ser sensibles a ciertos conservantes, es raro ser alérgico a ellos.

Alimentos que pueden causar alergias

Cualquier alimento podría causar una alergia, pero la mayoría son ocasionadas por lo siguiente:

  • Leche de vaca
  • Huevos
  • Nueces
  • Soya
  • Trigo
  • Frutos secos de árboles (como nueces, pistachos, pecanas, marañones)
  • Pescado (como atún, salmón, bacalao)
  • Mariscos (como camarón, langosta)
  • Maní, nueces y mariscos son la causa más común de reacciones graves. Las alergias también ocurren a otros alimentos como las carnes, frutas, vegetales, granos y semillas como el ajonjolí.

La buena noticia es que las alergias a los alimentos a menudo se superan en la niñez. Se calcula que del 80% al 90% de las alergias al huevo, leche, trigo y soya desaparecen a los 5 años de edad. Algunas alergias son más persistentes. Por ejemplo, 1 de cada 5 niños pequeños superarán una alergia al maní y menos superarán las alergias a las nueces o los mariscos. Su pediatra o alergólogo puede realizar pruebas de salud para rastrear las alergias a los alimentos de su hijo y observar si desaparecen.

 

Última actualización
12/19/2014
Fuente
Food Allergies and Your Child (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, Updated 11/2010)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.