Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los bebés que están médicamente estables con oxígeno suplementario pueden ir a casa con oxígeno, a condición de que los padres aprendan el cuidado necesario antes del alta. La displasia broncopulmonar (DBP) es la condición más común en los bebés que se dan de alta para ir a casa con oxígeno. Con DBP, los pulmones están dañados y cicatrizados por largos períodos en el ventilador y con oxígeno. Los bebés más pequeños o los que nacen antes de las 32 semanas de gestación, están en un mayor riesgo de desarrollar esta complicación. El corazón y los pulmones de un bebé con DBP deben trabajar particularmente más fuerte. Afortunadamente, a medida que el bebé crece, también lo hace el tejido pulmonar nuevo y el pulmón dañado se volverá menos que el total de tejido pulmonar.

Otras razones para enviar a casa a un bebé con oxígeno suplementario incluyen

  • Evidencia de desaturación de oxígeno al respirar el aire de la habitación mientras está despierto, en reposo, con la actividad o con la alimentación.
  • Dificultad para amamantarlo causada por "falta de aire" (el bebé parece tener dificultad para recuperar el aliento).
  • Apnea o bradicardia que responde al oxígeno suplementario
  • Poco aumento de peso
  • Problemas de las vías respiratorias, traqueostomía o el uso del ventilador

Usualmente, el oxígeno suplementario se administra a través de una cánula nasal, un pequeño tubo que se coloca abajo de la nariz de su bebé y alrededor de la cabeza. En el hogar se utilizan tres tipos de sistemas de administración de oxígeno

1. Gas comprimido.El oxígeno en su estado gaseoso se presuriza en cilindros o tanques. Un tanque pequeño portátil se envía al hospital y un tanque muy grande, no portátil se envía directamente a su casa. Un profesional de cuidados respiratorios de la compañía de DME le mostrará cómo leer los medidores para determinar el momento en que usted debe volver a llenar sus tanques. El período de tiempo entre recargas del tanque depende de la cantidad de oxígeno que su bebé utiliza y del tamaño del tanque. Por ejemplo, un cilindro E portátil programado para 1/2 litro de oxígeno por minuto mediante una cánula nasal, dura alrededor de 20 horas. Un cilindro D más pequeño dura aproximadamente 12 horas. El cilindro H más grande con tanque de reserva, con la misma configuración dura aproximadamente 175 horas. Los tanques de reserva más grandes vienen también en diferentes tamaños. Usualmente, la compañía intercambia su tanque grande con uno lleno cuando la presión en él llega a las 500 libras por pulgada cuadrada (psi).

2. Concentrador de oxígeno. Un concentrador de oxígeno es un dispositivo que separa el oxígeno del aire y se lo administra a su bebé. Debido a que el concentrador funciona con electricidad, un tanque de oxígeno de reserva portátil es necesario cuando el bebé no está cerca de un enchufe eléctrico en caso de un apagón eléctrico.

3. Oxígeno líquido. El oxígeno que se ha enfriado a un estado líquido se llama oxígeno líquido. Este cambia a gas a medida que su bebé lo respira. Un tanque de oxígeno líquido ocupa considerablemente menos espacio que un tanque grande de oxígeno comprimido, que contiene el oxígeno en la forma gaseosa y se usa como un tanque de oxígeno de reserva. Igual que con el sistema de oxígeno comprimido, un tanque pequeño portátil se envía al hospital y un tanque más grande, no portátil se envía directamente a su casa. Un inconveniente del oxígeno líquido es que se evapora cuando no está en uso. Además, es costoso y podría no estar cubierto bajo las disposiciones de seguros. Un tanque portátil de oxígeno líquido, programado para 1/2 litro de oxígeno a través de una cánula nasal, dura alrededor de 8 horas. El tanque más grande de reserva, con la misma configuración dura aproximadamente 500 horas.

Independientemente del tipo de sistema de oxígeno en su casa, se deben de seguir ciertas precauciones. Debido a que el oxígeno es una sustancia altamente inflamable, no se debe fumar en una habitación donde está ubicado el equipo de oxígeno. Cuando su bebé está recibiendo oxígeno, manténgalo al menos a seis pies de distancia de llamas abiertas, como calentadores, chimeneas o aparatos de gas con llamas piloto. Los tanques de oxígeno también se deben de mantener al menos a seis pies de distancia de llamas abiertas, del radiador o calentador. No utilice alcohol para frotar, vaselina o latas de aerosol cerca de un bebé con oxígeno. Mantenga abierta la puerta de la habitación de su bebé para que esté bien ventilada y no cargada. Finalmente, asegúrese de que los detectores de humo de su casa estén funcionando bien y revise periódicamente con su familia el plan de escape de su casa en caso de incendio. Su instrucción en el uso de oxígeno en el hogar se debe empezar mucho tiempo antes del alta para darle suficiente oportunidad de hacer preguntas y de que practique la operación del equipo.

Compartir la habitación con su bebé y el equipo de oxígeno es una excelente forma de lograr estos objetivos. Los bebés que dependen del oxígeno a menudo se dan de alta para ir a su casa con un monitor de apnea que alerta a los padres de señales y síntomas potenciales de dificultad respiratoria o paro. Raras veces, el bebé dependiente del oxígeno se dará de alta para ir a su casa con un oxímetro de pulso (una máquina que mide la oxigenación de la sangre). Los oxímetros de pulso son conocidos por dar frecuentes alarmas falsas, especialmente cuando el bebé está activo, lo que limita su utilidad y fiabilidad en el hogar. Por lo tanto, a la mayoría de bebés dependientes del oxígeno se les va a medir su oxigenación por un profesional de cuidados respiratorios (con el uso de un oxímetro de pulso) en el hogar o en una clínica de seguimiento con su proveedor de atención médica o especialista pulmonar. Ellos también pueden necesitar tratamientos periódicos de respiración por aerosol (medicamento que se inhala directamente a los pulmones para abrir las vías respiratorias) y medicamentos orales sistémicos en el hogar. Alojarse en la misma habitación también le ofrece la oportunidad de conocer estos aspectos del cuidado de su bebé.

Por último, el alojamiento conjunto es también un buen momento para hacer un "viaje por carretera" planificado o caminar por el hospital, con su bebé en un paseador y el equipo de oxígeno conectado. Eventualmente, usted va a tener que viajar solo con su bebé, incluso si es solo para ir al médico, y esto le dará la oportunidad de practicar el manejo de todo el equipo conectado al paseador o llevado junto con su bebé. Al principio puede parecer abrumador, ¡pero pronto se volverá un experto!

El proveedor de atención médica le dará cartas para que envíe a su compañía de teléfono, de servicio eléctrico y del sistema local EMS para ponerles en aviso que tiene en casa a un bebé con necesidades especiales. Los problemas con los bebés dependientes del oxígeno pueden ser potencialmente mortales. Usted deberá ser capaz de identificar los problemas potenciales de inmediato y luego comunicarse inmediatamente con su médico, sistema de EMS o servicio de ambulancias.

Después del alta, los bebés con oxígeno pueden recibir visitas de enfermería en el hogar o de enfermería privada si es médicamente necesario. La cantidad y el tipo de seguimiento de enfermería en el hogar, lo determina el médico del bebé, sus necesidades individuales y su cobertura de atención médica. La decisión de empezar a quitar el oxígeno al bebé depende de muchos factores. Algunos médicos empiezan a quitar el oxígeno cuando el esfuerzo respiratorio del bebé disminuye y la saturación de oxígeno se estabiliza. Otros médicos mantienen al bebé con oxígeno para asegurar el aumento de peso continuo y el logro de metas del desarrollo. Los estudios reportan menos infecciones respiratorias en los bebés que están con oxígeno que en los que tienen los niveles de saturación de oxígeno al límite. Su médico va a tomar en cuenta estos y otros factores únicos para su bebé. El quitar el oxígeno por lo general es gradual y está acompañado de exámenes físicos, rayos X y medidas de oxigenación periódica (lo que se puede hacer en casa por un profesional de cuidados respiratorios).

Si en cualquier momento su bebé no progresa en el programa de quitado del oxígeno, se va a evaluar para determinar la causa. Su bebé se va a evaluar durante todo el proceso de quitado del oxígeno para determinar su tolerancia para los niveles cada vez más bajos de oxigeno, hasta que finalmente se descontinúe el uso.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Newborn Intensive Care: What Every Parent Needs to Know, 3rd Edition (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.