Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Estamos dispuestos a apostar que esta no es la primera vez en que le han presentado los beneficios de que su bebé duerma sobre su espalda. Hoy en día, muchos padres recién estrenados están bien informados en cuanto al síndrome de muerte súbita infantil (SMSI) y por qué se recomienda con tanto énfasis que los bebés duerman sobre su espalda. Sin embargo, nos perderíamos la oportunidad si no reconocemos el hecho de que tal vez usted tenga algunas dudas prácticas cuando le toca poner el principio en práctica. En su mayoría, las siguientes inquietudes hacen que los padres se preocupen sin necesidad:

  • Regurgitar y vomitar.La duda más común que escuchamos es el miedo comprensible pero infundado de que los bebés regurgitarán y se ahogarán cuando están sobre sus espaldas. Afortunadamente, varios estudios reconfortantes así como la prueba del tiempo han demostrado que los bebés saludables que duermen sobre sus espaldas pueden no solo voltear sus cabezas y proteger las vías respiratorias si y cuando regurgitan, sino que no tienen más probabilidades de tener problemas respiratorios o digestivos que los bebés que duermen sobre su vientres en años pasados.
  • Cabezas planas.Es cierto que la forma de la cabeza de su recién nacido todavía no está escrita en piedra y que ha habido un aumento en el número de bebés que “deambulan” por ahí con cabezas planas desde que el dormir sobre la espalda está de moda. El hecho es que eso no constituye un problema serio para la mayoría de bebés que duermen sobre su espalda. En gran parte, eso se debe a que usted tiene la mayor parte del control sobre la situación. Todo lo que tiene que hacer es alternar la dirección del rostro de su bebé cada vez que lo acuesta sobre su espalda; tanto cuando está dormido como cuando está despierto. Al permitirle a su recién nacido estar bastante tiempo sobre su vientre y en posiciones diferentes a estar sobre su espalda cuando está despierto, también puede ayudar a reducir la probabilidad de que se forme una cabeza plana o deforme.  
  • Logros retrasados.Algunos de ustedes seguramente escucharán o leerán que dormir sobre la espalda ha sido asociado con un retraso en el desarrollo motor. En cuando a la pregunta sobre el retraso en los logros, o más específicamente, un retraso en el tiempo en que los bebés que duermen sobre su espalda empiezan a darse vuelta, puede estar tranquilo con que a fin de cuentas todo parece emparejarse. Incluso si su bebé no empieza a darse vuelta tan pronto como los bebés que duermen sobre su vientre de generaciones actuales y pasadas, que nosotros sepamos, ninguna solicitud de inscripción de la universidad les ha preguntado a los solicitantes a qué edad pudieron darse la vuelta (o para futuras referencias, sentarse, gatear, caminar o entrenarse para el uso de inodoro). Cuando se trata de fortalecer los músculos que su bebé necesita para darse la vuelta, y al mismo tiempo, reducir las probabilidades de que su hijo termine con una cabeza plana, debe saber que ambos aspectos pueden lograrse fácilmente si coloca a su bebé bastante tiempo sobre el vientre cuando está despierto.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
3/3/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: