Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Cuál es la mejor manera de manejar a un niño "difícil"?

A continuación hay algunas estrategias y soluciones generales para ayudarle a vivir con un hijo con rasgos de un temperamento molesto:

  1. Primero, reconozca cuánto del comportamiento de su hijo es un reflejo de su temperamento.
  2. Establezca un clima neutral o emocional objetivo en el cual puede tratar con su hijo. Intente no reaccionar de manera emocional e instintiva, lo cual es poco productivo.
  3. No tome el comportamiento de su hijo de manera personal. El temperamento es innato, y su hijo probablemente no intenta ser difícil o irritante a propósito. No le culpe a él ni se culpe usted mismo.
  4. Intente darle prioridad a los asuntos y problemas que rodean a su hijo. Algunos son más importantes y merecen mayor atención. Otros no son tan relevantes y se pueden ignorar o colocar en "los últimos puntos de la lista".
  5. Enfóquese en los asuntos del momento. No se proyecte al futuro.
  6. Revise sus expectativas de su hijo, sus preferencias y sus valores. ¿Son realistas y apropiadas? Cuando su hijo hace algo correctamente, elógielo y refuerce los comportamientos específicos que le gustan.
  7. Tenga en cuenta su propio temperamento y comportamiento, y la manera en que también pueden ser difíciles. Piense la manera en que podría necesitar adaptarse un poco para motivar una mejor relación con su hijo.
  8. Anticipe las inminentes situaciones de alto riesgo e intente minimizarlas. Acepte la posibilidad de que pueda ser un día o circunstancia difícil y esté preparado para sacar lo mejor de este día o circunstancia.
  9. Encuentre una manera para relajarse y relajar a su hijo al programar un tiempo separados.
  10. Busque ayuda profesional, cuando sea necesario, de parte de su pediatra u otro experto en comportamiento infantil.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.