Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Mucho más que en las generaciones anteriores, las familias de hoy comen muchas de sus comidas lejos de casa, con frecuencia en restaurantes de comida rápida. Un día cualquiera un quinto de la población de Estados Unidos cena en estos restaurantes de comida rápida. En la mayoría de los casos, consumen comidas uniformes preparadas rápidamente, de precios convenientes y razonables y que usualmente constan de hamburguesas, hamburguesas con queso, pollo y pescado frito o empanizado y patatas fritas a la francesa. Estas comidas tienden a tener un contenido relativamente alto de calorías, sal, grasa total y el porcentaje de calorías de grasa.

Aunque estos alimentos se conocen como comida chatarra, implicando que (como los dulces y pasteles) no tienen valor nutricional aparte de las calorías, eso es usualmente un nombre equivocado pues algunas comidas rápidas son tan nutritivas como los alimentos que cocina en casa, aunque pueden tener mucha grasa y calorías. Por ejemplo, una hamburguesa de comidas rápidas se puede preparar con sal y contenidos calóricos similares a otras alternativas comunes para almuerzo, como un sándwich de ensalada de atún y mayonesa o un sándwich de mantequilla de maní y jalea.

Cuando coma con sus niños en un restaurante de comida rápida, hable con ellos sobre los beneficios de elegir alimentos con menos grasa. Estimúlelos a comenzar su comida con una ensalada. Muchos de estos restaurantes tienen bares de ensaladas; aunque esta es una excelente opción, minimice el uso de aderezos con muchas calorías y quesos con mucha grasa. Elija alimentos a la parrilla en lugar de fritos, evitando de este modo comidas como hamburguesas fritas, papas fritas y pollo frito en freidora. Si a su niño le encantan las hamburguesas pida una sencilla en lugar de una doble con aderezos adicionales. Una patata horneada, a menos que esté cubierta de mantequilla y crema agria, es una buena opción que ahora está disponible en algunos establecimientos. También, elija leche descremada o jugo de naranja en lugar de batidos cremosos y mantenga las salsas cremosas al mínimo.

Recuerde, los niños aprenden más del ejemplo. Sermonearlos sobre la buena nutrición posiblemente no será muy eficaz al guiar los hábitos alimenticios de sus niños. Practique una dieta balanceada, variada y moderada para su familia y para usted mismo y seguramente sus niños seguirán su ejemplo.

 

Última actualización
5/28/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.