Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La arterioesclerosis (o "endurecimiento de las arterias") por lo general se hace aparente en la edad adulta. Los procesos fisiológicos que causan que se formen placas en las paredes de las arterias, obstruyendo las arterias e interfiriendo así con el flujo de sangre, empiezan en la infancia. Los niveles de colesterol en la sangre pueden ser un indicador de este proceso de la enfermedad en curso.

En los adultos, los niveles altos de colesterol total y de lipoproteínas de baja densidad (LDL o "colesterol malo") se asocian a un mayor riesgo de aterosclerosis. Curiosamente, los niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL o "colesterol bueno") también se asocian al desarrollo de la aterosclerosis, aunque tener una mayor cantidad de este colesterol HDL tiene un efecto protector. A pesar de que los altos niveles de LDL en la sangre promueven el depósito de colesterol y otras sustancias grasas en las paredes de las arterias, el HDL actúa como recolector de residuos en el torrente sanguíneo, eliminando el colesterol que puede dañar las arterias.

Los estudios sobre el significado de los niveles de colesterol en la infancia no son concluyentes. Parece que hay una relación débil entre los niveles elevados de colesterol de un joven y su riesgo de tener el colesterol alto en la edad adulta.

Actualmente, La American Academy of Pediatrics no recomienda pruebas de detección rutinarias del colesterol para todos los niños. Si recomienda realizar pruebas a los niños cuyos padres tienen un historial de altos niveles de colesterol o de ataques del corazón tempranos (antes de los 50 años de edad).

¿Y el tratamiento para un niño con niveles altos de colesterol (hipercolesterolemia)? Algunas formas de esta enfermedad (hipercolesterolemia familiar) son hereditarias y causadas por el metabolismo anormal de las grasas, llevando a niveles anormalmente altos de grasas en la sangre, incluyendo el colesterol. Por lo general, requieren terapia intensiva durante la infancia, incluyendo cambios en la dieta, ejercicio y medicamentos.

Algunas formas no hereditarias de hipercolesterolemia, sin embargo, suelen ser menos graves y el tratamiento sigue siendo controversial. El médico le puede recomendar modificaciones moderadas en la dieta, con el fin de reducir el consumo de grasa y colesterol. Como se mencionó anteriormente, La American Academy of Pediatrics sugiere un promedio del 30 por ciento de calorías de grasa (con menos de un tercio de los de las grasas saturadas) y un consumo de colesterol de no más de 300 miligramos por día. (El colesterol dietético se encuentra solo en alimentos de origen animal. Algunos de estos alimentos tienen un contenido muy alto colesterol: Un huevo tiene 270 miligramos de colesterol, una porción de 3.5 onzas de hígado tiene 390 miligramos).

Los estudios en adultos también han demostrado la relación entre la reducción de peso y la disminución en el colesterol total y LDL. El aumento de la actividad física regular, incluyendo el ejercicio aeróbico, se ha asociado también con el aumento de los niveles de colesterol HDL ("bueno").

 

Última actualización
5/28/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.