Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los pediatras evalúan el crecimiento y la contextura del niño por medio de gráficas de crecimiento estandarizadas y el índice de masa corporal (body mass index, BMI). Las gráficas de crecimiento indican si un niño está dentro del rango normal de estatura y peso para su edad. Los niños cuyo peso o estatura son superiores al percentil 85 o inferiores al percentil 5 deben ser examinados por un médico para determinar si necesitan realizarse otras evaluaciones. Los pediatras también prestarán atención a variaciones en el peso del niño, que pueden significar que algo ha cambiado y ha hecho que comience a subir de peso.

El índice de masa corporal es un cálculo del peso de su hijo en relación con la estatura. Un BMI que supera el percentil 85 significa que tiene sobrepeso, mientras que los niños que superan el percentil 95 se consideran obesos, lo que aumenta su riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas y diabetes. El percentil del BMI que define la obesidad grave es el 120% del percentil 95. Si el BMI de su hijo está entre los percentiles 85 y 95, la causa de su exceso de peso puede ser la grasa o la masa muscular. Las gráficas de crecimiento y el BMI solo cuentan una parte de la historia, ya que ninguno de los métodos miden la grasa corporal. Los niños y los adolescentes que son particularmente deportistas con una contextura musculosa o delgada pueden tener un BMI alto sin tener exceso de grasa ni ser obesos. En algunas clínicas especializadas en obesidad, casi entre el 10% y el 15% de los niños se encuentran dentro de esta categoría. Además, tenga en cuenta que existen pequeñas diferencias entre los niños afroamericanos y los de raza blanca; en la misma medición de BMI, los niños y adolescentes afroamericanos tienden a tener una mayor masa muscular y ósea y menos grasa corporal. Sin embargo, casi todos los niños y adolescentes con un BMI superior al percentil 95 tienen mucha grasa corporal, independientemente de su origen étnico o musculatura.

Algunos padres se preguntan cómo es posible que el 17% de los niños de entre 2 y 19 años sean obesos cuando solo el 5% de la población debería tener un BMI superior al percentil 95. Las gráficas del BMI se calcularon en función de los niños y los adolescentes estudiados antes de 1988, cuando no había tantos jóvenes obesos. En ese momento, solo el 5% de los niños y los adolescentes eran obesos.

Si su hijo tiene sobrepeso porque aumenta el tamaño de su contextura, tranquilícelo diciéndole que su exceso de peso no es grasa y anímelo a hacer actividad física para mantener su tono muscular. Además, participe activamente en conversaciones con su pediatra y su hijo acerca del peso de su hijo. Para evitar preocupaciones acerca del tamaño corporal, los padres y los niños deben aceptar el tipo de cuerpo del niño. Es posible que otros familiares tengan una contextura similar. Si se concentra de manera inadecuada solamente en el peso e insiste a su hijo para que pierda peso, este puede desarrollar una imagen corporal distorsionada y el riesgo de presentar un trastorno alimenticio. Se estima que entre el 70% y el 80% de las niñas perciben, con o sin razón, que son demasiado gordas. Los expertos advierten que una percepción equivocada de la imagen corporal puede estar incentivando, en parte, la epidemia de obesidad actual, con dietas inadecuadas seguidas de un aumento de peso provocado por el efecto rebote.

Elija ser feliz

Muchos adolescentes, especialmente las niñas, se sienten profundamente infelices cuando se dan cuenta de que nunca tendrán la figura de una supermodelo ni firmarán contratos multimillonarios como estrellas de cine.

Ayude a su hija a sentirse cómoda con quién es. Tranquilícela diciéndole que la belleza verdadera está en el interior. Ayúdela a desarrollar sus destrezas y talentos y ponga énfasis en sus atributos positivos. Muéstrele ejemplos a seguir de mujeres que han aprovechado al máximo sus talentos, que han alcanzado objetivos intelectuales y humanitarios o han criado niños saludables y equilibrados, en lugar de vender su apariencia para tener un éxito superficial.

 

Última actualización
8/21/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.