Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Cuando surgen problemas de salud potencialmente contagiosos en la escuela, se debe considerar la salud de su hijo junto con la salud de los demás niños y el personal de la escuela. Algunos trastornos de la salud son de particular inquietud en las escuelas. Problemas como piojos pueden propagarse muy fácilmente de un niño a otro y por lo tanto se puede convertir en una mini-epidemia en los salones de clases. Otras condiciones como el SIDA, son mucho más graves, pero las inquietudes sobre la transmisión del virus del SIDA en la escuela han creado más ansiedad de la necesaria. Algunos trastornos de la niñez (incluyendo resfriados, dolores de garganta, varicela e impétigo) se discuten con más detalle en otra parte de ese sitio.

Piojos de la cabeza

Los piojos de la cabeza son insectos rastreros, que miden tan solo una dieciseisava parte de una pulgada y que viven y se multiplican en el pelo humano. Los piojos no son un problema importante de salud, ya que no transmiten enfermedades ni causan problemas permanentes. Sin embargo, la reacción de los padres, y algunas veces del personal de la escuela, los ha convertido en un tema importante de salud.

Los piojos hacen del pelo humano su hogar, alimentándose con la sangre del cuero cabelludo. Pueden causar áreas enrojecidas como erupciones. El número promedio de piojos en una cabeza infectada es de aproximadamente diez. Sus huevos (llamados liendres) se sujetan con necedad a sus fustes de pelo, con más frecuencia en la parte trasera de la cabeza o cerca de las orejas, y no se pueden sacudir ni peinar para quitarlos.

¿Cuándo debe sospechar que hay piojos? Su hijo tal vez se queja de que le pica mucho el cuero cabelludo, a pesar de que los piojos pueden estar presentes durante varias semanas o meses sin causar picazón. Si busca detenidamente en su cabeza, podrá ver los huevos, a pesar de que algunos padres los confunden con caspa. (La caspa, sin embargo, tiende a ser escamas sueltas de piel, mientras que las liendres se sujetan firmemente al pelo).

Los piojos son bastante contagiosos y se pueden propagar fácilmente con un contacto cercano con un amigo o compañero, casi siempre con el contacto de cabeza con cabeza. Las inspecciones rutinarias de cabeza que realiza el personal de la escuela por lo regular no notan casi ningún caso, sino solamente los peores.

Los piojos pueden ser difíciles de tratar. Es posible que su médico le recomiende un tratamiento o un champú o enjuague para piojos, sin receta médica, que contenga una sustancia llamada piretrinas. Siga cuidadosamente las instrucciones. Tal vez su hijo necesite frotarse fuertemente el champú, haciendo una buena espuma y luego enjuagarse bien. Este tratamiento a menudo puede encargarse de los piojos y sus huevos, a pesar de que tal vez se requiera de una segunda aplicación varios días después. No lo trate por más tiempo del que el fabricante o su médico le recomienden. Desafortunadamente, varios piojos han desarrollado resistencia a la mayoría de medicamentos pesticidas de uso común.

A pesar de que los piojos se mueven rápidamente de cualquier impedimento en el pelo seco, cuando está bien humedecido, su movilidad es mucho más reducida. Una forma simple de levantar los piojos es utilizar un peine de dientes muy finos después de lavarse con champú. Usualmente es efectivo repetir este proceso cada tres a cuatro días para deshacerse de los piojos en la cabeza de un niño. Peinar el pelo de su hijo con un peine de dientes muy finos también puede ayudar a eliminar algunas liendres, al igual que quitarlas con las uñas de los dedos. Asegúrese de lavar bien el peine o de remojarlo en champú para piojos antes de que alguien más lo use.

La presencia de piojos no significa que su hijo tiene malos hábitos de higiene. Cualquiera puede tener piojos, incluso si se baña o lava con champú todos los días. Como una medida de prevención, no fomente el uso compartido de peines, cepillos, toallas o sombreros entre sus amigos.

Varias escuelas tienen políticas sobre los niños con piojos. En la mayoría de estas escuelas, a los estudiantes con piojos vivos los mandan a casa cuando se les descubren los piojos; aquellos estudiantes que tienen solo las liendres y que no tienen piojos vivos son enviados a sus casas al final del día con una nota, a pesar de que es probable que si hay liendres en un niño que no ha recibido el tratamiento, también haya piojos vivos. Se puede volver a enviar a los niños a la escuela una vez que hayan sido tratados. Algunas escuelas tienen políticas "antiliendres", que indican que los estudiantes que aún tienen liendres en el pelo no pueden regresar a la escuela; sin embargo, debido que varios champuses para piojos matan eficazmente las liendres, varias escuelas no sienten que esta restricción adicional sea necesaria.

Colabore con la escuela primaria o secundaria al notificar al personal si su hijo se ha infectado. A pesar de que el personal de la escuela y los padres tendían a exagerar la presencia de piojos de la cabeza en el salón de clases, este tipo de respuesta, esperamos, es cosa del pasado. La mayoría de personas hoy en día reconoce que los piojos pueden sucederle a cualquiera y no representan una situación de emergencia.

Quinta enfermedad

La quinta enfermedad (Parvovirus B19) es una enfermedad viral que causa un salpullido parecido a encaje en los brazos y crea una apariencia de "mejillas abofeteadas" en la cara. Debido que los niños rara vez se sienten mal con esta enfermedad y son contagiosos solamente antes de que desarrollen el salpullido, no existe una razón para excluirlos de la escuela a menos que se sientan demasiado enfermos para asistir a clases. Esta enfermedad puede ser peligrosa para un feto en desarrollo, así que cada vez que se detecte un caso, todas las empleadas de la escuela deben ser notificadas. También puede ser más grave para las personas con trastornos hereditarios, como la enfermedad de células falciformes, que afectan los glóbulos rojos.

Infección del VIH/SIDA

La infección del VIH/SIDA es una infección que amenaza la vida y que es cada vez más común, que afecta a niños y adultos por igual. Desafortunadamente, existe una ansiedad endémica pero innecesaria entre los padres de los niños que asisten a la escuela con un niño que tenga SIDA, temiendo que sus propios hijos puedan contraer la enfermedad. El virus del SIDA (virus de inmunodeficiencia adquirida o VIH) se trasmite solamente por medio de la sangre, productos de la sangre y contacto sexual. El contacto físico casual, inclusive tocarse o agarrarse las manos con alguien que tenga SIDA, o compartir un vaso para beber, no transmitirá el virus del SIDA.

Su hijo no estará en peligro si asiste a la escuela con alguien que tenga SIDA, incluso si juega con los mismos juguetes o está expuesto a la tos o estornudos. No existe un solo caso documentado de la transmisión del SIDA de un niño a otro, o de maestro a un niño, en el entorno escolar. Para calmar las inquietudes de los padres y para reducir significativamente los riesgos, las escuelas han implementado procedimientos para tratar la sangre y otros fluidos corporales de todo el personal y de los estudiantes. Los niños con SIDA cuyos pediatras han aprobado su asistencia, no representan ningún daño para sus compañeros y deben asistir a la escuela.

Hepatitis

La hepatitis es una infección del hígado, propagada por medio de un virus. Sus síntomas incluyen ictericia (decoloración amarillenta de la piel), pérdida de apetito, náusea, debilidad y dolor abdominal. Existen varios tipos importantes de hepatitis: tipos A, B y C, y a pesar de que todos causan inquietud, la hepatitis A tiende a ocurrir con más frecuencia entre los niños. Estos virus están presentes en la sangre y en las evacuaciones; por lo tanto, los niños deben lavarse las manos después de cada evacuación y antes de comer. Al igual que con el SIDA, también se deben tomar precauciones con respecto a la sangre de las personas infectadas.

Los niños infectados con hepatitis A aguda permanecen en casa hasta una semana después del inicio de su enfermedad y hasta que haya desaparecido la ictericia (color amarillo de la piel). Los jóvenes que son portadores del virus de hepatitis B o C pero que son asintomáticos pueden asistir a la escuela.

Varicela

La varicela es una enfermedad viral común entre los niños. A pesar de que los jóvenes están contagiosos antes de que les broten las lesiones en la piel, no deben regresar a la escuela hasta el sexto día después de que haya aparecido la erupción, o antes si ya se han secado y sacado costra, todas las lesiones. Hay vacunas disponibles y seguras para evitar la varicela. Se debe inmunizar a todos los niños en edad escolar que no hayan tenido varicela. El uso extenso de esta vacuna hará que la varicela sea mucho menos común en los niños en edad escolar.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.