Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Cuando los niños entran a cuarto grado, el propósito de la tarea escolar cambia en alguna medida. De primer a tercer grado, los estudiantes aprenden a leer; de ahí en adelante, leen para aprender. En cuarto grado, tanto el trabajo escolar como las tareas escolares se vuelven más difíciles. Las tareas de adquisición de conocimientos requieren más organización, así como más atención sostenida y esfuerzo.

Debido a este cambio, las tareas escolares se vuelven una parte más integral del aprendizaje de los niños y se reflejan más en su récord académico. Este cambio repentino llega en buen momento, ya que cerca del cuarto grado los niños están listos para tener -y desean- más autonomía y responsabilidad, así como menos supervisión e interferencia de los padres.

Las tareas escolares para los niños mayores tienen una serie de propósitos. Brindan la oportunidad de revisar y reforzar las destrezas que ya se dominan y fomentan la práctica de destrezas que aún no se dominan. Las tareas escolares también constituyen una oportunidad para que los niños aprendan autodisciplina y destrezas organizacionales, así como que tomen responsabilidad de su propia adquisición de conocimientos.

Muchas de las mismas sugerencias para abordar el tema de las tareas escolares que se recomendaron para niños pequeños son válidas también para niños mayores. Las tareas escolares se hacen mejor cuando el niño ha tenido oportunidad de desligarse de la escuela o de las actividades extracurriculares, cuando está descansado y no tiene hambre. Usted y su hijo deberían acordar un horario regular en el que se vayan a realizar las tareas escolares, así como el tiempo que deba dedicárseles. Este horario deberá proporcionar la facilidad de predicción y estructura, pero deberá ser lo suficientemente flexible para responder a situaciones especiales. Algunos niños se desempeñan mejor si la hora para realizar tareas escolares se divide en varias sesiones cortas, en lugar de una sola larga.

Usualmente, los padres pueden ser útiles en ayudar a su hijo a que se organice y comience. Pueden examinar juntos la asignación de tarea escolar de cada día y decidir qué partes podrían requerir ayuda de su parte, de un hermano o de un compañero de clase. Las partes más difíciles deberían hacerse primero. Repasar para exámenes y tareas de memorización por repetición también debería realizarse antes y luego repetirse al final de la sesión de tareas o como primer punto a la mañana siguiente. Como sucede para niños más pequeños, las tareas escolares deberían realizarse en una ubicación con pocas distracciones (nada de televisión, radio, teléfono, videojuegos, tiras cómicas, juguetes, conversación), y en donde estén disponibles todos los artículos necesarios y materiales de referencia.

Estas son algunas sugerencias específicas sobre cómo abordar las tareas escolares de diferentes tipos:

Asignaciones de lectura

  1. Divida los capítulos en pequeñas unidades o use los encabezados del autor como guía.
  2. Busque la oración central del tema o la idea principal para cada párrafo y subráyela o anótela.
  3. Escriba un esquema sección por sección de la asignación de lectura, copiando o parafraseando los puntos principales; deje algún espacio para escribir notas de las discusiones de clase.

Escritura (redacción)

  1. Comience por reconocer que el primer borrador no será el último y que una segunda redacción producirá un mejor trabajo.
  2. Realice una lista de todas las ideas posibles sin preocuparse si son buenas o correctas.
  3. Organice estos conceptos resultantes de una “lluvia de ideas” en grupos que parezcan razonables y luego disponga los grupos en una secuencia lógica.
  4. Anote las opiniones respecto a por qué se formaron estos grupos y por qué el orden tiene sentido.
  5. Use este trabajo como un esquema y redacte un primer borrador; en esta etapa, no se preocupe de la ortografía ni de la puntuación.
  6. Revise el primer borrador y preste atención a los detalles. Revise el
    • Significado: ¿Tiene sentido y cumple con el propósito de la asignación?
    • Formación de párrafos: ¿Tiene cada párrafo una oración central del tema y están lógicamente relacionadas las demás oraciones?
    • Formación de oraciones: ¿Expresa cada oración un pensamiento completo? ¿Son correctos el uso de mayúsculas y la puntuación?
    • Terminología: ¿Se han elegido las mejores palabras? ¿Se han escrito correctamente?
    • Nitidez: ¿El documento es fácil de leer? ¿Sigue el formato y el estilo que espera el maestro?

Matemática

  1. Trabaje para tener como objetivo dominar los planteamientos y operaciones básicos (suma, resta, multiplicación y división) hasta que se vuelva una práctica automática. Haga este trabajo en pequeñas dosis y limite la cantidad de elementos a entre tres y cinco en cada sesión. Haga uso de la escritura, tarjetas para memorizar y cuestionarios orales.
  2. Asegúrese de que los conceptos básicos de los cálculos se hayan comprendido bien. Realice despacio las tareas escolares de cálculo y revise los resultados, ya que si se comprenden los planteamientos de las operaciones, la mayoría de errores provendrá de no poner el debido cuidado.
  3. Use ejemplos con dinero.
  4. En el caso de fracciones, use dispositivos de asistencia visuales o concretos más bien que explicaciones orales.

Cómo estudiar para los exámenes

  1. Reúna las asignaciones de tareas escolares, las notas de clase, esquemas, cuestionarios y materiales impresos y organícelos de forma cronológica (por fecha).
  2. Cuatro días antes de cada prueba, lea la información de manera general.
  3. Tres días antes de la prueba, examine los títulos principales de las secciones en notas y libros.
  4. Dos días antes de la prueba, revise los títulos de las secciones y lea la información; organícela en grupos relacionados.
  5. La noche antes de la prueba, repita el proceso de la noche anterior y vuelva a decir en voz alta todo lo que pueda de su memoria.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.