Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Afortunadamente, la relación entre los padres y el personal de la escuela es por lo regular bastante buena. En la mayoría de casos, a los maestros y directores agradecen su opinión y su participación activa en la escuela. La participación activa en la asociación de padres y maestros (parent-teacher association, PTA) o la organización de padres y maestros (parent-teacher organization, PTO) es una forma excelente de proporcionar su ayuda y opinión a la escuela de forma organizada. En estos días de restricciones presupuestarias y familias donde ambos padres son profesionales, se agradece mucho a uno de ellos que pueda ofrecerse como voluntario incluso una hora o dos a la semana.

Algunos padres disfrutan ofrecerse como voluntarios en el salón de clases, trabajando con los estudiantes a una hora específica cada semana, talvez ayudando a un grupo pequeño en lectura, artes y manualidades o computación. Si puede ofrecerse como voluntario en el salón de clases de su hijo semanalmente, hágaselo saber al maestro al inicio del año y organice una hora conveniente para los dos; una hora en la que los niños con los que va a trabajar estén fácilmente disponibles y no estén fuera del salón para un programa de educación especial o práctica de la banda de música.

Las escuelas necesitan ayuda a menudo para preparar y servir comidas o refrigerios para eventos especiales. Asegúrese de que sus esfuerzos como voluntario coincidan con el currículo o la filosofía de la escuela o del maestro. Si ha acordado llevar refrigerios para una fiesta de la clase, seguramente el maestro quiera que sean bocadillos saludables para reforzar la educación en nutrición que lleva la escuela. En lugar de pastelillos, el maestro podría preferir un plato de frutas.

Las excursiones y las salidas educativas se han convertido en medios importantes para darles a los niños diversas experiencias en la comunidad que posteriormente se pueden usar como base para ensayos y discusiones. Sin embargo, sin padres que ayuden como chaperones, estas excursiones no pueden realizarse. Si puede ofrecerse como voluntario, probablemente será el responsable de un grupo específico de niños. Si necesita un plazo para planificar su participación en estas excursiones, pídale al maestro que le dé todos los avisos posibles.

Aún cuando no pueda ayudar en la escuela de su hijo con mucha frecuencia, intente hacerlo por lo menos una vez cada cierto tiempo. Hasta su participación en alguna actividad al año -acompañar a una clase a una excursión o ayudar tras bambalinas el día de la presentación de talentos- puede significar mucho para su jovencito. Le hará sentir que sus actividades de la escuela le importan.

Muchos padres intentan asistir a eventos de la escuela de los cuales sus hijos forman parte. Sin embargo, si existe algún evento importante en la vida escolar de su hijo al que simplemente usted no pueda asistir debido al trabajo u otros compromisos, intente que alguien lo supla -un abuelo, tío o amigo- que pueda darle a su hijo apoyo moral y quizá hasta tome fotos para que usted las vea después.

Algunos padres se están involucrando en las escuelas de otra manera; concretamente, al nivel de formulación de políticas. Muchas escuelas tienen “consejos locales”, “consejos de asesoría para padres” o “Equipos para escuelas saludables”, que ayudan a determinar la dirección de cada escuela. Asimismo, las juntas escolares necesitan candidatos para sus butacas, así como voluntarios para que sirvan en los comités especiales que evalúan todo, desde el currículo hasta la seguridad escolar.

Ocasionalmente, la relación entre maestros, administradores y madres o padres entusiastas se vuelve tensa y frustrante para todas las partes. Si los padres están haciendo cabildeo para un nuevo programa para la escuela de sus hijos o intentan servir de defensores de su propio hijo que puede estar teniendo alguna dificultad en un área particular de alguna materia o con un maestro, su opinión puede a veces percibirse más como perjudicial que útil, sin importar cuán bien intencionada sea.

Para hacer productiva su relación con la escuela, muéstrele respeto al personal, escuche el punto de vista de ellos, haga gala de alguna flexibilidad y busque compromisos siempre que sea posible. Tanto usted como la escuela tienen la misma meta en mente -educar a su hijo- así que trate de trabajar con el maestro y el personal más bien que asumir una postura de adversario.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.