Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Las escuelas privadas y religiosas se presentan en distintos tamaños, con distintas filosofías y denominaciones. Los padres piensan en una escuela privada o religiosa para sus hijos por muchas razones: una filosofía educativa particular y un método de enseñanza; una reputación de alto rendimiento estudiantil y éxito académico; una denominación religiosa y una educación con orientación religiosa; una orientación militar; o una tradición familiar. Si está decidiendo si este tipo de escuela es el correcto para su hijo o no, hay otros asuntos a considerar aparte de los mencionados anteriormente. Por ejemplo:

  • ¿Cuáles son las expectativas del personal de la escuela y de los estudiantes?
  • ¿Cuáles son los estilos y las características educativas del director y de los maestros?
  • ¿Cuántos estudiantes hay por maestro?
  • ¿Qué recursos de servicios educativos y estudiantiles, tales como educación especial, enfermería, terapia física y del habla y audiología, proveen?
  • ¿Qué servicios de seguridad y de nutrición están disponibles?
  • ¿Hay disponible ayuda financiera para ayudar a cumplir con los honorarios por clases?

Al comparar escuelas privadas, religiosas y públicas, puede ayudarle otro criterio para tomar su decisión. Pregunte acerca de los requerimientos de autorización para maestros, administradores y personal de cuidado de la salud, ya que en escuelas privadas y religiosas son a veces menos estrictos. Verifique si las escuelas privadas o religiosas cuentan con menos recursos y maestros capacitados específicamente en arte, música, educación física, asesoramiento en orientación y educación especial. Determine si los altos costos de las colegiaturas impiden que las escuelas privadas o religiosas atraigan estudiantes de diferentes clases económicas. Por último, averigüe si solicitan que los padres hagan un compromiso de tiempo sustancial para voluntariado y recaudación de fondos para la escuela.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.