Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Puede recordar que cuando usted era niño, llamaban a sus padres a la escuela cuando se había portado mal o tenía problemas académicos serios. Pero existen otras razones para que los padres lleguen a la escuela. Una o dos veces al año tendrá una conferencia de rutina programada con el maestro de su hijo; una oportunidad para discutir las capacidades y progreso de su hijo adolescente y sus metas mutuas para él durante su año escolar. Juntos, usted y el maestro pueden desarrollar planes para hacer que la experiencia de la escuela sea lo más positiva posible.

Antes de estas conferencias, los padres algunas veces se preocupan por ser evaluados y juzgados como padres o que podrían hacer alguna pregunta tonta o avergonzarse de alguna manera. Pueden hasta experimentar el mismo tipo de ansiedad general que sienten cuando visitan el consultorio del médico, presintiendo que algo anda mal.

Si estos sentimientos suenan familiares, recuérdese de la naturaleza positiva e intención de estas conferencias. Usted es socio del maestro y demás personal de la escuela. Usted es experto en cuanto a su hijo y familia y realmente tiene información para compartirla con el maestro que puede ser útil para mejorar la experiencia de su hijo en el aula. Al mismo tiempo, el maestro puede decirle lo que sucede en clase, al igual que sugerirle planes y metas apropiados para el resto del año escolar y posiblemente para el siguiente año. Antes de cada conferencia, piense en las preguntas que tiene y los asuntos que desea tratar. Por ejemplo:

  • ¿Existen áreas en las que mi hijo no explota sus capacidades?
  • ¿Qué puedo hacer en casa para ayudarlo a mejorar en las materias en las que tiene dificultades?
  • ¿Se lleva bien mi hijo con sus compañeros de clase? ¿Tiende a ser excesivamente tímido o excesivamente agresivo?
  • ¿Ha notado algún problema de aprendizaje o dificultades de comportamiento?
  • ¿Existe una necesidad de evaluar formalmente las capacidades de mi hijo o explorar adicionalmente el curso de sus dificultades?
  • ¿Se ha ausentado o llegado tarde mi hijo sin explicaciones?
  • ¿Presenta sus tareas y están bien hechas? ¿Se supone que debo ayudar a mi hijo con su tarea o corregirla?
  • ¿Cuáles son las fortalezas e intereses de mi hijo, y estas se están promoviendo?

Ya que el tiempo asignado para la conferencia puede ser corto, se le recomienda hacer una lista de sus preguntas en el orden de importancia. Si ninguno de los padres puede asistir, hable sobre la conferencia con el otro padre anticipadamente y discuta los temas que su pareja considera deben tratarse.

Pregunte también a su hijo si hay algo que le gustaría discutir. ¿Existen razones particulares por las que continúa teniendo dificultades con matemáticas, por ejemplo, o ciencias? ¿Tiene problemas con los compañeros de clase? Asegúrele a su hijo que la conferencia está diseñada para ayudarle a mejorar en la escuela y que usted comprenda su experiencia en la escuela, no para encontrar cosas para criticarlo. En algunas escuelas, los estudiantes asisten a todas estas conferencias de padres y maestros; determinan la filosofía de su escuela sobre esto por anticipado y si desea tener una conferencia con su hijo, usualmente se puede coordinar.

Llegue a tiempo a la conferencia. Las reuniones con los padres usualmente se programan a intervalos precisos. Si considera que necesita más tiempo con el maestro, solicite la última conferencia del día o pida una hora especial de suficiente duración para que se puedan discutir todas sus preguntas. Además, si su tiempo terminó y considera que todavía tiene mucho que discutir, programe una segunda reunión o una llamada telefónica para continuar el diálogo. Entre las reuniones, si hay algún problema con su hijo que usted está tratando de resolver, recopile toda la información  posible y llegue a la siguiente reunión con algunas ideas y soluciones en mente.

Después de la conferencia, discútalo con su hijo. Indíquele lo que supo y qué decidieron usted y el maestro sobre los planes y estrategias para el futuro.

Considere enviarle una nota de agradecimiento al maestro, particularmente si la conferencia es útil o sintió consideración o compromiso especial con el progreso educativo y bienestar de su hijo.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.