Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Tan pronto como nazca su bebé, un enfermero de parto colocará un temporizador durante un minuto y otro durante cinco minutos. Cuando finalicen cada uno de estos períodos, un enfermero o médico le harán las primeras “pruebas” a su bebé, denominadas pruebas de Apgar.

Este sistema de puntuación (que tiene el nombre de su creadora, Virginia Apgar) ayuda al médico a calcular el estado general de su bebé al nacimiento. Esta prueba mide la frecuencia cardíaca, la respiración, el tono muscular, la respuesta refleja y el color de su bebé. Esta prueba no puede predecir cuán saludable será cuando crezca ni cómo se desarrollará. Tampoco indica cuán inteligente es ni cómo es su personalidad. Sin embargo, pone en alerta al personal del hospital si el bebé está más adormecido o es más lento para responder que lo normal y puede necesitar asistencia a medida que se adapta a su nuevo mundo fuera del útero.

Cada característica recibe una puntuación individual: dos puntos para cada una de las cinco categorías, si todo anda bien. Luego, se suman todas las puntuaciones. Por ejemplo,  supongamos que su bebé tiene una frecuencia cardíaca mayor de 100, llora enérgicamente, se mueve activamente, hace muecas y tose en respuesta a la jeringa, pero tiene un color azulado. En este caso, tendría un 8 en la escala Apgar: dos puntos menos porque tiene un color azulado y no rosado. La mayoría de los bebés recién nacidos tienen puntuaciones mayores de 7 en la escala Apgar. Debido a que sus manos y pies permanecen azulados hasta que estén bastante calientes, muy pocos tienen una puntuación perfecta de 10.

Si la puntuación de la escala Apgar de su bebé está entre 5 y 7 en un minuto, es posible que haya tenido algunos problemas durante el nacimiento que redujeron el oxígeno en su sangre. En este caso, es probable que el personal de enfermería del hospital lo seque vigorosamente con una toalla mientras se le coloca el oxígeno debajo de la nariz. Esto debería hacerlo comenzar a respirar profundamente y mejorar su suministro de oxígeno para que su puntuación de la escala Apgar de cinco minutos sea de entre 8 y 10 en total.

Un pequeño porcentaje de recién nacidos tienen puntuaciones menores de 5 en la escala Apgar. Por ejemplo, los bebés que nacen en forma prematura o por cesárea de emergencia, tienen más probabilidades de tener puntuaciones bajas que los bebés que nacen en forma normal. Estas puntuaciones pueden reflejar las dificultades que el bebé tuvo durante el trabajo de parto o problemas en el corazón o en el sistema respiratorio.

Si la escala Apgar de su bebé tiene puntuaciones muy bajas, es posible que le coloquen una máscara sobre la cara para bombear oxígeno directamente en sus pulmones. Si no respira por sí solo en el plazo de algunos minutos, se le puede colocar un tubo en la tráquea, y se le pueden administrar líquidos y medicamentos a través de uno de los vasos sanguíneos del cordón umbilical para fortalecer los latidos del corazón. Si sus puntuaciones de la escala Apgar aún son bajas después de estos tratamientos, lo llevarán a una sala de recién nacidos de atención especial para recibir una atención médica más intensiva.

Sistema de puntuación de Apgar

 

 Puntuación

0

1

2

Frecuencia cardíaca

Ausente

Menos de 100 latidos por minuto

Más de 100 latidos por minuto

Respiración

Ausente

Lenta, irregular; llanto débil

Buena; llanto fuerte

Tono muscular

Flácido

Cierta flexión de brazos y piernas

Movimiento activo

Reflejo*

Ausente

 Mueca

Mueca y tos o estornudos

Color

Azulado o pálido

Cuerpo rosado; manos y pies azulados

Completamente rosado

 

*Reflejo evaluado colocando un catéter o una perilla succionadora en la nariz del bebé y observando su respuesta.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.