Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

En los Estados Unidos, más de una de cada tres madres tiene parto por cesárea. En una cesárea, se realiza una cirugía que consiste en una incisión (corte) en el abdomen y el útero de la madre, a fin de que el bebé pueda sacarse directamente desde el útero, en lugar de recorrer el canal de parto.

Las cesáreas se realizan con mayor frecuencia cuando:

  • La madre ha tenido un bebé anteriormente por cesárea.
  • El médico obstetra piensa que la salud del bebé puede verse afectada si nace por parto vaginal.
  • El latido del corazón del bebé disminuye de manera anormal o se vuelve irregular (en este caso, el médico obstetra realizará una cesárea de emergencia en lugar de arriesgarse a permitir que el trabajo de parto siga adelante).

Si bien la mayoría de los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo en el útero de la madre, alrededor de tres de cada cien recién nacidos vienen en una posición en la que las nalgas, los pies, o ambos salen primero durante el nacimiento (presentación de nalgas). Si su bebé ha adoptado una posición de nalgas, su médico obstetra le recomendará una cesárea como la mejor opción para el parto. Esto se debe a que es más difícil dar a luz a bebés que se ubican en posición de nalgas por parto vaginal, y es más probable que se presenten complicaciones con un bebé en posición de nalgas que nace por parto vaginal. Un médico puede determinar la posición del bebé palpando la parte inferior del abdomen de la madre en determinados puntos. El médico puede decidir confirmar la posición de nalgas pidiendo que se realice un ultrasonido o ecografía u otros exámenes.

La experiencia de nacimiento con una cesárea es muy diferente a la de un parto vaginal. Para empezar, toda la operación no suele llevar más de una hora y, según las circunstancias, es posible que ni siquiera tenga trabajo de parto. Otra diferencia importante es la necesidad de usar medicamentos que afectan a la madre y que pueden afectar al bebé. Si les dan la posibilidad de recibir anestesia, la mayoría de las mujeres prefieren recibir anestesia regional —una inyección en la espalda que bloquea el dolor adormeciendo los nervios raquídeos— como la anestesia epidural o raquídea. La administración de anestesia regional adormece el cuerpo desde la cintura hacia abajo, tiene relativamente pocos efectos secundarios y le permite presenciar el parto. Sin embargo, a veces, especialmente en una cesárea de emergencia, debe usarse anestesia general. En ese caso, no estará conciente en absoluto. Su médico obstetra y el anestesiólogo presentes le aconsejarán qué método consideran que es el mejor, según las circunstancias médicas de ese momento.

Debido a los efectos de la anestesia y la forma en la que nace el bebé, a veces, los bebés que nacen por cesárea tienen dificultades para respirar al principio y necesitan ayuda adicional. Un pediatra u otra persona experta en problemas de recién nacidos suelen estar presentes durante una cesárea para examinar y asistir la respiración del bebé, si fuera necesario, inmediatamente después del nacimiento.

Si estuvo despierta durante la operación, es posible que pueda ver a su bebé apenas lo hayan examinado y determinen que está sano. Luego, es posible que lo lleven a la sala de recién nacidos para que pase varias horas en una incubadora o cuna con temperatura controlada. Esto permite que el personal del hospital lo observe mientras se pasa el efecto de la anestesia y se adapta a su nuevo ambiente.

Si se utilizó anestesia general durante el parto, es posible que usted no se despierte durante algunas horas. Cuando se despierte, es posible que se sienta atontada y confundida. También es probable que sienta un poco de dolor en el lugar de la incisión. Sin embargo, pronto podrá sostener a su bebé y compensará rápidamente el tiempo perdido.

No se sorprenda si su bebé aún sigue afectado por la anestesia durante seis a doce horas después del parto y parece un poco adormecido. Si va a amamantar, trate de darle el pecho apenas usted se sienta bien. Incluso si tiene sueño, su primera toma será un motivo para que se despierte y conozca su nuevo mundo, y la conozca a usted. También ayudará a estimular su producción de leche materna.

Tal se mencionó, muchos médicos obstetras  consideran que, una vez que una mujer ha tenido un parto por cesárea, sus futuros bebés deben nacer del mismo modo debido a que los índices de complicaciones son más altos en los partos vaginales después de haber tenido un parto por cesárea. Sin embargo, muchas mujeres son candidatas a tener un parto vaginal después de una cesárea (vaginal birth after cesarean section, VBAC). Esta decisión dependerá de varios factores y debe tomarse junto con su médico.

Si usted es el futuro padre, analice su rol y su presencia en la sala de partos y cómo puede ser un mejor apoyo para su pareja durante el nacimiento.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.