Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Alguna vez ha visto con desesperación lo que queda intacto en el plato de su niño pequeño o piensa en lo que nunca ha tocado el plato en primer lugar y le gustaría unirse a una red de seguridad nutricional o adquirir un buen libro sobre el tema de las batallas a la hora de comer? Si le ha pasado, no está usted solo.

Se estima que a más de la mitad de los niños en edad preescolar les dan multivitaminas. Muy seguramente  muchas más veces de las que les sirven bróculi un día cualquiera. Y estamos muy seguros de entender las razones por las que esto sucede. Cuando las cosas se ponen difíciles, a menudo es mucho más fácil llegar a una solución rápida con un frasco de vitaminas de los Picapiedra y olvidarse del problema. El hecho de que esto sea precisamente lo que tantos padres hacen, nos confirma que ya no se trata de una batalla a la hora de comer propiamente dicha, sino de una reflexión sobre los sentimientos que los padres comparten de que los alimentos que les damos a nuestros hijos no tienen el valor nutricional adecuado. Debido a que entendemos totalmente este sentimiento, nos vemos obligados a abordar la pregunta fundamental: ¿Qué función tiene las multivitaminas en la dieta de su hijo, y es usted o su hijo quien se benefician más con ellas?

En todo caso, ¿quién las necesita?

Diremos directamente lo que la mayoría de los expertos en alimentación dicen todo el tiempo: !La mayoría de los niños no necesitan suplementos vitamínicos en lo absoluto! Sí, claro que nos damos cuenta de que el perfecto comensal que coopera, es amante de las verduras que todos anhelamos, no existe. Pero incluso considerando todas las batallas a la hora de comer, son muy pocos los casos en los que la dieta de un niño pudiera dejarlo con verdaderas deficiencias.

Si necesita convencerse más, le sugerimos que considere lo siguiente:

  • La cantidad que su hijo necesita comer para obtener suficientes vitaminas y minerales únicamente de sus alimentos es probablemente mucho más pequeña de lo que usted cree. Incluso los comensales exigentes no necesitan más que consumir un poco de cada uno de los grupos básicos de los alimentos para lograr una dosis diaria recomendada.
  • El cuerpo puede almacenar muchas vitaminas. Esto significa que su hijo no tiene que consumirlas todos los días, lo que le da la opción de distribuir sus esfuerzos para lograr una dieta equilibrada en el transcurso de una o dos semanas sin que se dispersen demasiado las vitaminas.
  • Irónicamente, los padres que tienden a darle multivitaminas a los niños son probablemente los que están dando a sus hijos una alimentación saludable en primer lugar.
  • Las vitaminas se hayan en algunas fuentes poco probables. El calcio no se obtiene únicamente de las vacas, ya que se encuentra en los suplementos y en muchos alimentos no lácteos como lo son el salmón, el tofu, las espinacas, y hasta el ruibarbo y las sardinas, los frijoles horneados, y las almendras; si bien es cierto, no todos estos son bien recibidos en la mesa del comedor, ¡pero al menos hay una gran variedad para elegir!
  • Y, por último, muchos de los alimentos ya están fortificados. Lo que significa que incluso si su hijo prefiere los alimentos que no vienen cargados naturalmente con todos los nutrientes necesarios, no todo está perdido, es muy probable que los fabricantes de los alimentos le hayan añadido estos nutrientes. Entre los ejemplos clásicos podemos mencionar la fortificación de la vitamina D en la leche, la margarina y el pudín, así como el calcio incluido en los alimentos agradables para los niños, tales como el jugo de naranja, los cereales, los panes e incluso los waffles Eggo.

 

Última actualización
10/8/2014
Fuente
Food Fights, 2nd Edition (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.