Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los pediatras están más conscientes que nunca de que un número cada vez más grande de niños padecen de sobrepeso. Su médico le ha dado seguimiento al peso y altura de su hijo desde la infancia y podrá calcular si el peso de su hijo es más de lo que debería. Afortunadamente, hay algunas medidas que puede tomar ahora para reducir la probabilidad de que su hijo se vuelva obeso, y para mantenerlo en el camino de una vida saludable.

Analice la actividad física en la vida de su hijo. Aunque él continúa siendo un conjunto de interminable energía, mucha de esa energía se desperdicia. Muchos niños en edad preescolar pasan muchas horas al día frente al televisor o la pantalla de la computadora, en lugar de jugar al aire libre. De hecho, en cuanto a actividad se refiere, los niños de hoy solo realizan en su vida diaria una cuarta parte de la actividad que realizaban sus abuelos.

Ya sea que su hijo de cuatro o cinco años tenga o no sobrepeso, usted debe asegurarse que la actividad física se convierta en una prioridad en su vida y se mantenga así. Estos años de la escuela preescolar son un tiempo en el que él debería desarrollar sus destrezas motoras, mejorar su coordinación y jugar juegos y deportes con mayor destreza. Debe asegurarse que él tenga acceso a equipo de juego apropiado para su edad, como pelotas y bates de plástico que harán que el ejercicio sea divertido y algo que él espera con ansias. Por supuesto, estos períodos de juego se deben supervisar; usted necesita mantenerlo lejos de las situaciones peligrosas como correr en la calle tras una pelota.

Haga un esfuerzo por convertir el tiempo en familia en un tiempo de actividad física. Los domingos por la tarde, en lugar de ir al cine, lleve a toda la familia en una caminata por las colinas cerca de su casa. O vuelen una cometa en el parque, jueguen el juego de quién la lleva o tiren la pelota.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.