Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Puede parecer que su hijo en edad preescolar tiene un suministro de energía inagotable, que es suficiente como para mantenerlo activo durante la mayor parte del día y de la noche. Con mucha frecuencia, esta energía nunca llega a usarse. Debido a que frecuentemente los niños en edad preescolar pasan muchas horas al día frente a la televisión, sus altos niveles de energía se desperdician. Esto aumenta el riesgo de que tengan sobrepeso. Actualmente, los niños son 4 veces menos activos en su vida diaria que sus abuelos. Este tipo de información estadística es fuente de preocupación y requiere que los padres intervengan en cierta medida.

Como ya hemos enfatizado, usted debe hacer algo más que modificar los hábitos de alimentación de su hijo para ayudar a fomentar la pérdida de peso. Otra forma efectiva de combatir la obesidad es hacer que su hijo haga actividad física. En los años anteriores a que un niño empiece la escuela, usted debe fomentar el juego libre todo lo que pueda. Esto ayudará a su hijo a desarrollar destrezas motoras. A esta edad, mejorar la coordinación hará que su hijo sea más ágil y le permitirá participar en juegos y actividades con mejores destrezas. Encontrar oportunidades seguras que cuenten con la supervisión de un adulto es incluso más importante que elegir actividades muy estructuradas. Estas oportunidades permiten que su hijo tenga tiempo para el juego no estructurado, que es fundamental para el desarrollo. De hecho, jugar es el trabajo de los niños y es clave para ayudarlos a crecer tanto desde el punto de vista físico como social, emocional e intelectual.

Observe a su hijo durante estos momentos de juego espontáneo y podrá ver cómo mejoran sus destrezas motoras. En lugar de pasar de una actividad a otra al tuntún, su hijo estará más  interesado en jugar al corre que te pillo con otros niños o en andar en triciclo (o será más capaz de hacerlo) durante períodos más largos. Se convertirá en un adepto a atrapar una pelota de rebote y a lanzarla por encima de la cabeza. Correrá, brincará, dará saltitos, saltará y subirá y bajará las escaleras sin sostenerse de la baranda. Hará volteretas y trepará en los juegos del área de juego o parque de recreo. También desarrollará habilidades de creatividad y resolución de problemas, aprenderá a colaborar con sus compañeros de juego y descubrirá el mundo que lo rodea.

Proporcione a su hijo un equipo de juego apropiado para su edad, desde pelotas hasta bates de plástico, para que el ejercicio sea divertido, pero deje que elija exactamente con qué quiere jugar en un momento determinado. Cuando planee tiempo en familia, organice actividades físicas en familia siempre que sea posible. Puede ser, andar en bicicleta o triciclo por la ciclovía más cercana, jugar con una pelota de fútbol en el parque local o jugar a atrapar la pelota en el patio trasero. Recuerde que los padres son ejemplos a seguir cuando se trata de actividad física.

Tenga en cuenta que las destrezas físicas de su hijo en edad preescolar se están desarrollando mucho más rápido que su buen juicio. Es necesario supervisar el tiempo de juego, en especial, para evitar situaciones peligrosas, como perseguir una pelota que se fue a la calle.

 

Última actualización
5/28/2013
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.