Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Hace que todos los padres se sientan nerviosos, por no decir algo peor, pero las citas y el amor en los adolescentes es algo innegable y universal. Aprenda cómo ayudar a su adolescente (y a usted) a pasar por este momento de transición.

¿Recuerda cómo se sentía cuando era adolescente y se enamoró por primera vez? ¿Sentía mariposas en el estómago cada vez que estaba cerca de esa persona especial? ¿Se descubría escribiendo su nombre en su cuaderno? ¿Sentía que era el mejor sentimiento en todo el mundo y no quería que terminara nunca?

Ahora piense en su adolescente enamorado. ¡Las probabilidades son que el sentimiento cálido que tenía al pensar en su primer amor se haya evaporado! Como padre, es natural que desee poder evitar que su adolescente tenga una relación, que empiece a tener citas o incluso que tenga un enamoramiento inocente hasta que tenga más de veinte años. Sin embargo, la realidad es que una vez los niños se acercan a la adolescencia y pubertad, a la mayoría le interesa tener citas. Aquí le indicamos cómo ayudar a su adolescente (y a usted mismo) a pasar esta situación tan complicada que conocemos como amor adolescente.

Tómelo en serio

Uno de los mayores errores que un padre puede cometer en lo que se refiere al amor adolescente es no prestarle atención. “Durante la adolescencia, los jóvenes están pasando por muchos cambios y parte de eso es el desarrollo de relaciones con otras personas y sentimientos en las relaciones íntimas”, indica la Dra. Paula Braverman, FAAP, profesora asociada de pediatría en la División de Medicina Adolescente en Cincinnati Children’s Hospital Medical Center en Cincinnati, Ohio.

¿Es real el amor adolescente? “Sí, es real y es parte del proceso normal del desarrollo por el que atraviesan los adolescentes cuando se convierten en adultos”, dice el Dr. Braverman, un miembro del Comité de AAP sobre la adolescencia.

Decirle a su adolescente que se trata de cosas de niños o que son las hormonas alborotadas solo afectará la comunicación porque eso le dice a su adolescente que usted no comprende ni respeta las fuertes emociones que él siente. Además, “en cualquier momento que usted no le preste atención a algo, lo hará más atractivo, en lugar de menos atractivo”, dice la Dra. Michelle S. Barratt, MPH, FAAP, profesora de pediatría en la División de Medicina adolescente de University of Texas–Houston Medical Center. Así que decirle a su adolescente que la relación no es real o que no funcionará puede ocasionar que luche más por lograr que funcione (incluso si es una relación poco sana) solamente para demostrarle que está equivocado.

Háblelo y Acéptelo

Tener conversaciones continuas sobre las citas y las relaciones con su adolescente es algo indispensable. “El objetivo es proporcionar un ambiente en el que el adolescente sienta que puede comunicarse de manera segura con sus padres y en el que los padres puedan transmitir sus valores y establecer límites”, dice la Dra. Braverman.

Ella indica que algunos de los temas que se deben discutir con los adolescentes son: cuándo puede tener citas su adolescente, si las citas tienen que ser en grupo o si se le permitirá tener citas en pareja, la hora de llegada, sus expectativas del adolescente y de la pareja que elija, la postura de su familia respecto al sexo en los adolescentes, información sobre cómo evitar los embarazos y las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y las diferencias entre las relaciones saludables y las no saludables.

Todas las conversaciones del mundo no tendrán ningún significado si usted no las respalda. Lo que usted haga en su propia relación ayuda a su adolescente a aprender cómo comportarse y qué esperar de las relaciones.

Si su adolescente es testigo de que usted sufre de abuso o es abusivo con su pareja, él o ella probablemente seguirán su ejemplo. Si su hijo lo ve en una relación sin afecto, el afecto podría faltar en sus futuras relaciones. Si desea que su adolescente tenga relaciones saludables, usted debe tener relaciones saludables para darles el ejemplo.

Sepa cuándo (y cuándo no) “involucrarse”

“Muchas veces los padres son muy exigentes sobre lo que piensan que es suficientemente bueno para su hija o hijo”, indica el Dr. Barratt. Antes de juzgar a alguien, dele una oportunidad a la cita de su adolescente. “Conozca a la persona, aprenda sobre sus cualidades y averigüe lo que su adolescente ve en él/ella como algo positivo” indica el Dr. Barratt. ¡Podría sorprenderse!

Si aún así no le gusta esta persona y es por razones superficiales (la novia de su hijo parece callada y aburrida, o el chico por el que su hija sufre tiene cabello erizado), simplemente supérelo. “Usted no es quién tiene que estar en la relación”, dice el Dr. Barratt.

Lo miso sucede con los consejos no solicitados o al involucrarse en los problemas de la relación de su hijo. Aunque los instintos naturales de padre hacen que desee proteger a su hijo de cualquier dolor o decepción, no puede apresurarse a resolver cualquier pequeño problema de la relación que su adolescente tiene. “Solamente debe asegurarse que su adolescente está tomando decisiones saludables y respetuosas, ya sea por él mismo o por su pareja”, dice el Dr. Barratt, quien también es miembro del Comité de AAP sobre la adolescencia.

Si la relación de su adolescente parece poco saludable, entonces es cuando necesita involucrarse. Debido a que los adolescentes no han madurado del todo emocionalmente, posiblemente algunas veces no reconocerán las señales de una relación poco saludable, o si lo hacen, no estarán seguros de cómo manejarlo, indica la Dra. Braverman. Si usted observa signos de que la relación es poco saludable, ella sugiere que hable con su adolescente sobre sus inquietudes. Si sus inquietudes son válidas, ofrezca su apoyo y ayúdelo a terminar con la relación. Si su adolescente no desea terminar con la relación y usted siente que él o ella están en peligro, prohibir a su adolescente que vea a esa persona podría ser la única opción. Algunas veces, dependiendo de las circunstancias de la relación, es posible que su adolescente necesite asesoría.

Inhale, Exhale

Aunque los años de citas de adolescentes usualmente son estresantes para los padres y para los adolescentes, la buena noticia es que con la práctica (y guía), la mayoría de adolescentes aprenden a navegar en el difícil mundo del amor y las relaciones. Así que, ¡relájese! ¡Un día su adolescente que ya ha crecido podría darle consejos sobre el amor!

Signos de una relación adolescente poco saludable

  • Uno de los adolescentes es muy controlador
  • Celos excesivos
  • Aislamiento de los amigos y de la familia
  • Moretones o lesiones que no se pueden explicar fácilmente
  • Pérdida de interés en las actividades que el adolescente disfrutaba antes
  • Cambios repentinos en el comportamiento
  • Baja en el rendimiento académico o en las calificaciones
  • Cambios extremos en la personalidad del adolescente cuando está con la pareja
  • Discusiones frecuentes
  • Una gran diferencia de edad entre ambos

 

Última actualización
12/2/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Summer 2010
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.