Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

El sexo y la sexualidad

En la adolescencia muchos jóvenes empiezan a darse cuenta de sus partes femeninas y masculinas. Una mirada, un roce, o solamente el pensar en alguien puede hacer que su corazón lata más rápido y producir una sensación de calidez o cosquilleo por todo el cuerpo. El hablar con tus padres o pediatra es una buena forma de recibir información y para ayudarte con las inquietudes que tengas sobre estos cambios.

Podrías preguntarte lo siguiente…

  • ¿Cuándo puedo comenzar a tener citas?
  • ¿En qué momento está bien besar a un chico (o una chica)?
  • ¿Está bien se me masturbo (estimular tus genitales para obtener placer sexual)?
  • ¿Hasta dónde puedo llegar sexualmente?
  • ¿Cómo sabré si estoy preparado(a) para tener relaciones sexuales?
  • ¿Tener relaciones sexuales con mi novio (o novia) ayuda a nuestra relación)?
  • ¿Si me atrae alguien de mí mismo sexo quiere decir que soy gay o lesbiana?
  • ¿El sexo oral es realmente sexo?

Algunas respuestas

La masturbación es normal y no te hará daño. Muchos chicos y chicas se masturban, y mucho otros no lo hacen. Puedes tener muchas dudas si decides empezar a tener relaciones sexuales.  Por un lado escuchas de las advertencias y peligros de tener relaciones sexuales, y por otro lado, las películas, las revistas y hasta las letras de las canciones parecen estar diciendo que está bien tener relaciones sexuales.

El hecho es que el sexo es parte de la vida y como muchas partes de la vida, puede ser bueno o malo. Todo depende de ti y de las decisiones que tomes. Por ejemplo está bien si decides salir con un chico o una chica y tus padres están de acuerdo. Quizás tu relación más ponga más seria. Pero, si alguno de los dos decide terminar la relación, trata de no herir los sentimientos de la otra persona – simplemente sean honestos el uno al otro. Después del rompimiento, ambos pueden sentirse tristes o enojados. Generalmente, si continúas con tus actividades diarias normales o si hablas con un adulto de confianza te sentirás mejor.

Acercarse a alguien que te gusta también está bien. El tomarse de las manos, abrazarse, o besarse puede pasar, pero no necesariamente deben conducir a tener relaciones sexuales. Una de las decisiones más importantes que tomarás en la vida es cuando empiezas a tener relaciones sexuales. Hay algunos consejos buenos en el artículo “Decidirse a esperar”. ¿Por qué no te tomas tu tiempo y lo piensas más? Habla con tus padres sobre los valores familiares. Es muy buena idea esperar a tener relaciones sexuales para cuando estés mayor y en una relación seria y seas capaz de asumir las responsabilidades que esto conlleva.

Y puedes evitar quedar embarazada o embarazar a alguien o contraer enfermedades. La única forma de evitar el embarazo y las enfermedades relacionadas con el sexo es no tener relaciones sexuales. Y recuerda que el sexo oral es sexo. No te tienes que preocuparte por el embarazo con el sexo oral, pero si te tienes que preocupar de contraer infecciones como el herpes, la gonorrea, el VIH (el virus que causa el SIDA), y el VHP (el virus del papiloma humano – el virus que puede producir cáncer de la boca o garganta, y del cuello uterino y los genitales en los adolescentes y los adultos).

Pero si decides tener relaciones sexuales, habla con tu pediatra acerca de qué tipo de control de natalidad es mejor para ti y de cómo protegerte contra las infecciones trasmitidas sexualmente.

 

Última actualización
5/1/2014
Fuente
Puberty - Ready or Not Expect Some Changes (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics, Updated 3/2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.