Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los jóvenes que son exitosos a una temprana edad a menudo son la que entran a al pubertad antes que el resto de sus amigos. Adquieren confianza prematuramente a medida de que van logrando superar a otros jóvenes de forma regular. Si es posible, estos jóvenes atletas deben tener la oportunidad de sentirse desafiados y entrenar o competir con otros jóvenes con su mismo nivel de madurez. Deben recordar que muchas de sus ventajas físicas eventualmente van a desaparecer a medida que sus compañeros crecen y les alcanzan. En el ímpetu del rápido crecimiento y la facilidad para triunfar en los deportes, muchos de estos adolescentes no le dedican el tiempo necesario a perfeccionar sus destrezas. ¡Gran error! Aún es importante concentrarse en el perfeccionamiento de las destrezas del deporte o actividad. Si su adolescente se desempeña mejor con las destrezas no perfeccionadas que posee simplemente porque es más grande y más fuerte que los otros jugadores, se va a sorprender cuando sus compañeros le alcancen y se desempeñen mejor porque ya adquirieron un mejor nivel de esa destreza.

Uno de los aspectos más peligrosos de los niños que maduran a temprana edad es cuando su forma de ganar se vuelve algo esperado.Los entrenadores y los padres se emocionan con las habilidades del niño, pero la presión aumenta cuando los demás le alcanzan en destreza y tamaño y ganar ya no es una tarea fácil. Esta presión puede ser tan grande que cause que el niño entrene más de lo debido y se lastime o se bloquee emocionalmente y pierda completamente el verdadero sentido de lo que hace. He ahí la estrella de la secundaria que nunca va a desempeñarse en los deportes universitarios o que abandona el deporte por haberse extralimitado. Estos riesgos ocasionados por la presión se pueden reducir al encontrar oportunidades para que su atleta compita o para que por lo menos entrene con aquellos de similar desarrollo.

Si el crecimiento de su hijo no es prematuro u oportuno, entonces es tardío. Los niños que crecen tardíamente pertenecen a 3 categorías: pequeña, con sobrepeso y alta. Los niños que crecen tardíamente y son pequeños necesitan que se les oriente sobre los cambios que deben esperar en el momento que empiezan a crecer y madurar. Mientras tanto, una de las maneras para prevenir la expectativas poco realistas es dirigirles para que practiquen deportes que no dependen del tamaño físico, como la natación, el tenis, las artes marciales, correr, el buceo, el fútbol soccer y la gimnasia. Los niños que maduran tarde y que tienen sobrepeso parecen perfectos para ocupar la posición de apoyador o para debutar en la alfombra de lucha de peso pesado, pero su madurez tardía aumenta su riesgo de lesionarse. Incluso con todo el tamaño que tienen, todavía tienen huesos con placas inmaduras y menos fuerza para protegerse de los oponentes del mismo tamaño que ya han pasado por la pubertad. Los niños que crecen tardíamente y que son altos pueden reclutarse para el equipo de voleibol o básquetbol, pero hasta que lleguen a la pubertad tendrán la fuerza o resistencia de sus otros compañeros. La fase del “adolescente torpe” también puede afectar su desempeño mientras sus compañeros de equipo ya han pasado por esa etapa. No debe culpar a su hijo por eso. A menudo, puede ser difícil para los adolescentes activos entender estas circunstancias, especialmente si las figuras adultas no aportan un conocimiento correcto, información o apoyo positivo. Saber lo que está sucediendo es la primera etapa para evitar una crisis potencial.

Debe estar claro que los aspectos físicos de la juventud juegan un papel importante en su habilidad para participar en deportes y ejercicio. Los adolescentes están pasando por tantos cambios, por una etapa de autocomparación y de investigación de su propia identidad, que los deportes no deben ser una carga adicional sobre sus espaldas. No se preocupe demasiado por las deficiencias del desarrollo con las que no puede hacer nada. Esto no es el código Da Vinci. No hay ningún secreto que descubrir. Solo comprenda el proceso. Comprenda la etapas. Elogie sus pequeños logros. Elogie sus mejores esfuerzos. Apóyelos cuando hagan ejercicio. Apóyelos cuando hagan deporte. Apoye sus esfuerzos atléticos y no atléticos. Apóyelos como hijos suyos que son y punto.

 

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
8/15/2014
Fuente
Sports Success Rx! Your Child’s Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.