Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

El uso de heroína, aunque raro, ha experimentado un resurgimiento significativo entre los adolescentes. Uno de cada cien ha probado el narcótico altamente adictivo, el cual se procesa a partir del potente analgésico morfina, el principal componente activo en el opio. El amargo jugo seco de la planta asiática de la amapola se ha utilizado durante siglos para aliviar el dolor. Otros analgésicos narcóticos, como el Demerol y la metadona, se sintetizan en el laboratorio.

La heroína que se vende actualmente en las calles tiene una leve semejanza con la heroína que estaba disponible en 1980, cuando la bolsa promedio era 4% pura. “Ahora las personas pueden comprar heroína que es 40% pura”, dice el Dr. Schwartz, “o incluso hasta 66% pura”. Sin embargo, mientras la calidad aumenta, los precios han bajado debido a que hay más competencia de varios países extranjeros.

El hecho de que la heroína más pura pueda causar más sobredosis es lo suficientemente preocupante. Pero además, es tan fuerte que los usuarios pueden drogarse por medio de aspirar o fumar el polvo en lugar de tener que inyectarse a sí mismos debajo de la piel o en una vena. Debido a esto, la generación más joven no necesariamente asocia a la heroína solo con drogadictos inyectándose en un sótano lleno de basura. Para ellos, ingerir el polvo puro puede parecer glamoroso, como aspirar una línea de cocaína, sin saber cuán peligrosa realmente es.

La heroína activa el centro de placer del cerebro, con lo que produce una sensación agradable trascendente. Los usuarios describen que sienten una ola de euforia que los invade. El acelerón. Luego la resaca lentamente los lleva a un estado que cambia entre alerta y adormecido. Con el uso ordinario, se van necesitando cantidades cada vez mayores para alcanzar la misma intensidad y es así como se desarrolla la dependencia física y la adicción. Reducir la dosis o parar de forma repentina siempre hará que haya días de agonía a causa de los síntomas de abstinencia. A la larga, los adictos dependen de la heroína no para sentirse bien, sino para evitar sentirse mal.

Implementos típicos relacionados

  • Jeringas
  • Cucharas quemadas
  • Tapas de botellas y otros implementos para cocinar
  • Pipas de vidrio
  • Cuchillas de afeitadora
  • Motas de algodón
  • Torniquetes
  • Sobres de celofán
  • Bolsas plásticas reutilizables
  • Goteros para ojos
  • Botellas
  • Paquetes de papel de aluminio
  • Billetes de dólar enrollados y popotes, para aspirar
  • Pipas
  • Encendedor de gas butano
  • Fósforos

Legal o ilegal

Algunas, como la codeína, están disponibles únicamente bajo receta; la heroína es ilegal.

Señales de uso de narcóticos

  • Marcas de aguja, infecciones de la piel o abscesos
  • Letargo
  • Adormecimiento (“cabecear”)
  • Euforia
  • Toser y respirar con ruido
  • Náusea
  • Estreñimiento
  • Pupilas contraídas
  • Pupilas que no responden a la luz
  • Respiración lenta
  • Arrastrar las palabras
  • Modo de andar lento
  • Párpados caídos
  • Piel seca, picazón
  • Sudoración profusa
  • Espasmos
  • Pérdida de apetito

Posibles efectos a largo plazo

  • Problemas cardíacos o respiratorios
  • Cambios de humor
  • Temblores
  • Estreñimiento crónico
  • Psicosis tóxica
  • Pérdida de apetito
  • Venas colapsadas por las inyecciones repetidas
  • Infecciones de transmisión sanguínea, incluidos VIH/SIDA y hepatitis, por agujas contaminadas
  • Moretes por las agujas
  • Menstruación irregular

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.