Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los jóvenes de hoy pueden enfrentar una fuerte presión por parte de sus compañeros para que prueben las drogas, incluyendo un grupo de sustancias llamadas inhalantes. El abuso de inhalantes es un problema más común entre adolescentes jóvenes, pero hay niños de apenas cinco o seis años que ya han experimentado con este tipo de drogas.

Los inhalantes tienen el riesgo particular de ser mortales en cualquier momento en que se usen, incluso la primera vez.

Como padre o madre, usted es la primera y la mejor protección contra el consumo de drogas. La siguiente información de la Academia Americana de Pediatría habla sobre los inhalantes y cómo prevenir que su hijo los use, especialmente teniendo en cuenta que esta forma de abuso de sustancias es difícil de tratar. (En esta publicación hijoo niño se refiere tanto a niños como adolescentes.)

Tipos de inhalantes

Más de 1,000 productos domésticos pueden ser mal empleados como inhalantes con el fin de obtener efectos estimulantes. Puesto que estos productos se hallan comúnmente en casas, oficinas y salones de clase, son legales, baratos, fáciles de obtener y fáciles de esconder. Casi 1 de cada 10 estudiantes de octavo grado han probado algún tipo de inhalante.

Existen tres tipos de inhalantes: solventes y combustibles, óxido nitroso y nitritos volátiles.

  • Los solventes son productos domésticos o industriales en líquido o aerosol, incluyendo pegantes y adhesivos, líquidos correctores, pinturas, marcadores con punta de fieltro, limpiadores de hornos y desinfectantes. Esto significa que casi todos los aerosoles en latas presurizadas pueden usarse como inhalantes, incluyendo fijadores para el cabello, desodorantes, limpiadores para computadoras y pintura en aerosol. Entre los combustibles inhalados figuran el propano, la gasolina, los reforzadores de octanaje y los refrigerantes.
  • El óxido nitroso o gas de la risa usualmente se deriva de usos médicos o se halla en los dispensadores de crema batida (cilindros esféricos o cartuchos llenos de óxido nitroso para dispensar la crema batida).
  • Los nitritos volátiles que se hallan en los desodorantes ambientales son más usados por adolescentes mayores con la idea de que esta droga intensifica la función sexual.

Cómo se usan los inhalantes

El abuso de inhalantes también se conoce como abuso de solventes o abuso de sustancias volátiles (huffing o sniffing en inglés).

Los usuarios pueden:

  • Aspirar (respirar los vapores de un trapo empapado en químicos), o inhalar directamente de la lata o recipiente en el que viene el inhalante.
  • Rociar el inhalante en una bolsa o en un recipiente vacío, como una lata de refresco, y luego inhalarlo. Los gases médicos, como el óxido nitroso, se suelen vaciar en globos.
  • Rociar o verter los inhalantes en un trapo o en un trozo de ropa, y luego inhalar profundamente de la tela.

Signos del abuso de inhalantes

Los padres y los maestros deben estar al tanto de los signos del abuso de inhalantes. Sin embargo, algunos signos son muy generales, como descuido en la apariencia, en las calificaciones o en la actitud. Las actividades y amigos habituales tienden a cambiar.

Éstos son otros posibles signos de alerta:

  • El aliento o la ropa huele a químicos
  • Manchas o llagas alrededor de la boca
  • Pintura o manchas en el cuerpo o la ropa
  • Mirada ebria, aturdida o vidriosa
  • Náuseas, pérdida de apetito
  • Ansiedad, excitabilidad, irritabilidad
  • Un escondrijo de latas de aerosol o de líquidos volátiles

Cómo afecta la salud el uso de inhalantes

Algo que tienen en común todos los inhalantes es que contienen químicos que nunca se hicieron para ser inhalados por una persona. La parte más temible de los inhalantes es que incluso el primer uso puede llevar a la muerte. El corazón es particularmente sensible a los efectos de los inhalantes, llevando a un ritmo cardíaco anormal y la muerte súbita. El uso de inhalantes puede causar lesiones del cerebro permanentes.

La estimulación producida por los inhalantes ocurre rápidamente y por lo general sólo dura unos pocos segundos o minutos, a menos que el usuario inhale repetidamente. Al principio, los usuarios de inhalantes se sienten estimulados, pero muy pronto comienzan a sentirse mareados y pueden arrastrar las palabras o tambalearse. A veces creen ver cosas que no están presentes.

Éstos son algunos de los efectos a corto plazo:

  • Excitación, falta de inhibición, conducta impulsiva
  • Visión doble, mareos, inestabilidad al caminar 
  • Estornudos, tos, goteo nasal, ojos enrojecidos
  • Hablar enredado, nauseas, vómitos
  • Somnolencia, dolor de cabeza, desmayo
  • Muerte

Los efectos a largo plazo por daños al cerebro y a los nervios incluyen:

  • Dificultad en fijar la atención, poca capacidad para resolver problemas
  • Debilidad muscular y temblores
  • Problemas con el equilibrio
  • Mala memoria, cambios temperamentales, demencia

Los adolescentes que usan los inhalantes como estimulante tienen un riesgo muy alto de probar otras drogas.

Lo que usted puede hacer

Siga estos pasos para prevenir que su hijo se interese en el uso de inhalantes y otras drogas.

  • Establezca expectativas altas y límites claros. Inculque valores sólidos. Hágale énfasis a su hijo en que usted espera que no consuma drogas. Enséñele valores saludables e importantes para su familia, y a usar esos valores al discernir entre lo correcto y lo incorrecto.
  • Hable con su hijo sobre los peligros del consumo de drogas, incluyendo los inhalantes. Los jóvenes que desconocen los hechos sobre las drogas pueden probarlas sólo por saber qué se siente. Comience a hablar con su hijo a una edad temprana acerca de los peligros del consumo de drogas. Anímelo a hacerle preguntas y a expresar sus inquietudes. Escúchelo y no lo dé sermones ni hable sin parar. Pregúntele qué piensa sobre el consumo de drogas y sus riesgos.
  • Ayúdele a enfrentar la presión de sus compañeros. Los compañeros y otras personas pueden ejercer una fuerte influencia para que un joven pruebe las drogas. Como padre o madre, usted puede ejercer una influencia aún mayor para ayudar a su hijo a tener confianza en sí mismo, tomar decisiones saludables y resistir las presiones poco saludables de sus compañeros. Dígale que está bien decir "¡No!" a conductas riesgosas, y a decirlo con convicción. Ayúdelo a dedicar su tiempo a intereses positivos que fomenten la autoestima.
  • Ayúdele a afrontar sus emociones. Hay formas normales y saludables de expresar las emociones fuertes que todos sentimos a veces. Los niños necesitan aprender a reconocer sus sentimientos y hablar sobre los mismos. Es importante que cada persona aprenda a expresar y afrontar sus sentimientos, así como asumir las cosas que les producen estrés de un modo saludable, lo que le permitirá prevenir o resolver los problemas.
  • Dé un buen ejemplo. Evite consumir tabaco y drogas ilícitas. Reduzca al mínimo el consumo de alcohol y nunca conduzca habiendo bebido. Dé un buen ejemplo en el modo en que se expresa, se controla y alivia el estrés, el dolor o la tensión. ¡Las acciones dicen más que las palabras!
  • Obtenga una evaluación profesional. Si cree que su hijo está consumiendo drogas, exprésele al pediatra sus inquietudes exactas. El médico podrá ayudarle.

 

Última actualización
7/19/2013
Fuente
Inhalants: What You Need to Know (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.