Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Evaluar cómo manejar el abuso de sustancias en un adolescente es una decisión para la que pocos padres están preparados. Sugerimos que consulte a un profesional de la salud mental que se especialice en este campo. Si tiene problemas para saber dónde obtener ayuda, hable con el pediatra de su hijo. Es posible que el mismo pueda iniciar la intervención, entonces, consulte con un profesional local con experiencia.

Otras fuentes para recomendaciones, incluyen:

El rumbo que tome la terapia dependerá del alcance de la participación del joven con las drogas. Normalmente, el problema es más serio y va más allá de lo que los padres se imaginaron y de lo que el adolescente está dispuesto a aceptar. De acuerdo con el Dr. Schwartz, el tipo de sustancias y tenencia de las mismas, revela mucho de lo que  el adolescente ha experimentado con las sustancias.

“Supongamos que encuentra una bolsa de marihuana en la habitación de su hijo”, dice. “Casi siempre será suya, aunque pueda alegar que la está ‘guardando’ para alguien más. Esto indica que el adolescente ha ido más allá de la aceptación pasiva de marihuana en una fiesta en una o dos ocasiones y ha comprado activamente. Además, desea tanto la droga que está dispuesto a arriesgarse a guardarla en casa.

 

El comportamiento y disposición de su hijo de dejar de usarla y participar en el tratamiento y otros problemas de salud mental o del comportamiento, también ayudarán a guiar el tratamiento, además influirá en la intervención que sea la más adecuada.

  • El tratamiento varía de pacientes ambulatorios a internos con distintos niveles de intensidad entre sí. La mayoría de los menores con problemas de drogas pueden controlarse en un programa de tratamiento para pacientes ambulatorios. 
  • Los menores que tienen probabilidad de que se les retiren los beneficios del apoyo médico durante la fase inicial del tratamiento. 
  • Los menores que tienen temperamentos concomitantes, sufren de ansiedad o trastornos del pensamiento, pueden necesitar un ambiente para “Tratamiento residencial agudo” en donde puedan permanecer días o semanas para estabilizarse antes de regresar a casa. 
  • Algunos menores tienen muchas dificultades para permanecer sobrios en su entorno habitual, y necesitan de un programa residencial para ayudarlos a tener una recuperación estable.
  • Por último, algunos menores pueden rehusarse a tomar parte en cualquier tipo de tratamiento.  Si este es el caso y su hijo está usando drogas, las agencias de cumplimiento de la ley y servicios sociales del estado pueden brindarle apoyo a usted y a su hijo, aunque generalmente involucrar a dichas agencias es un último recurso cuando un menor no está dispuesto o no puede tomar parte en ningún otro tratamiento y continúa con el uso de drogas.

 

Última actualización
5/1/2014
Fuente
Adapted from Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.