Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Su niño pequeño experimentará cierta sensación de libertad las primeras noches después de habérsele transferido del todo a una cama. Afortunadamente, la mayoría de los niños se alegran de  haber finalmente alcanzado esta “meta” y se quedan  más gustosamente en sus camas en comparación a sus cunas. Sin embargo, esta transición se debe manejar con mucho cuidado. La mejor forma para hacerlo es continuar con la misma rutina para ir a dormir que ha llevado desde que el niño empezó a formar parte de la familia.

Repita los siguientes pasos:

  1. Cuando usted suspende una rutina, dígale a su niño que se quede en cama hasta que usted venga por él o ella.
  2. Si el niño se baja de la cama, condúzcalo de nuevo a ésta con calma y silenciosamente y dígale que debe quedarse en cama.
  3. Cuando el niño regresa a la cama, alábelo por comportarse como un niño grande al quedarse en la cama, y luego salga de la habitación.
  4. Dígale al niño que usted va a regresar más tarde a su cuarto para asegurarse de que está bien. Esto suele tranquilizar a algunos niños.

Prepárese a tener problemas a la hora de dormir

No se haga ilusiones de que los problemas han terminado. Esté preparado a repetir los pasos 1 y 2 tantas veces como sea necesario durante varias noches seguidas. Veinte “apariciones para despedirse” en una noche no es nada fuera de lo común. Ante todo, mantenga la calma y la comunicación con su niño al mínimo; estas deben ser breves y monótonas. La meta es reconocer con un halago cuando se quede en cama y no por salirse de ella. Los niños tienden a sentir, como muchos publicistas concuerdan, que cualquier tipo de atención es mejor que nada. Si el niño pequeño recibe más atención – aunque sea negativa, como cuando usted se enoja – el niño lo continuará haciendo una y otra vez. Por el contrario, si usted mantiene el ambiente calmado y hasta monótono, la emoción de salirse de la cama perderá su encanto.

Evite premiar sus salidas de la habitación

Aunque debe respetar la nueva movilidad de su niño pequeño, insístale que la regla establecida es permanecer en la cama hasta el siguiente día una vez que llega la hora de dormir, con la excepción de cuando necesita ir al baño. Evita premiarlo por salirse del cuarto, permitiéndole acostarse en su cama o dejándolo acompañar a otros miembros de la familia que todavía están despiertos. Por el contrario, en la mañana alábelo por haberse quedado toda la noche en su cama.

Haga sus salidas de la cama más seguras

Si su niño se va a bajar de la cama, aunque usted no lo quiera, hágale saber que la única vez que es permitido bajarse de la cama es cuando la hora de dormir o de la siesta ha terminado. Además, debe asegurarse lo más que pueda de que su habitación es segura y libre de peligros.  Mientras esté en el proceso de comprarle una nueva cama, ponga el colchón de la cuna en el piso. Saque los muebles o los juguetes grandes, como caballitos mecedores, que pueden lesionar a su niño si se cae o se tropieza con ellos. Es posible que deba instalar una puerta o valla protectora en la puerta de la habitación del niño para prevenir que deambule por la casa cuando usted no está despierto. También debe instalar una valla o puerta protectora en la parte de arriba de las escaleras para prevenir accidentes cuando su niño se salga de la cama. Instale cerrojos a prueba de niños en las cómodas o cajones o selle los cajones para que no los pueda abrir y usar como escalones.

 

Última actualización
10/18/2013
Fuente
Sleep: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2013 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.