Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La vista no ha madurado en este grupo de edad y los niños pequeños tienen dificultad para dar seguimiento a un objeto en movimiento y en determinar cuán rápido se acerca hacia ellos. Esta mala calificación en destrezas visuales está relacionada con los movimientos oculares que no son precisos, hipermetropía menor y desarrollo incompleto de los centros de la visión en el cerebro. Ojalá esta información haga que sea más fácil ver por qué para algunos niños de este grupo de edad les es difícil golpear o atrapar una pelota de tenis, baloncesto, fútbol, softball, béisbol o voleibol, o calcular la distancia a una pared cercana para dar una voltereta.

No se trata simplemente de falta de coordinación o solo de necesitar más práctica; la culpa la tiene la falta de madurez visual real. ¡Ahora esa antigua frase de coordinación entre manos y ojos finalmente tiene sentido! Si Juan de 4 años de edad no puede pegarle a una pelota o atrapar la que usted le lanza 100 veces en el jardín, repita después de mí: “Juan no es un fracaso en los deportes”.

Felicitaciones y agradecimiento a las organizaciones como las Pequeñas Ligas de béisbol que se han adaptado para ingeniárselas ante las deficiencias naturales propias de esta edad con actividades tales como el T-ball. Los niños pequeños y jovencitos pueden rendir mejor si se les permite patear o batear una pelota estacionaria.

Muchas situaciones deportivas serían mejor para los chicos, si los tamaños de las pelotas, los campos de juego, el equipamiento y los horarios de práctica fueran más personalizados para estos pequeños seres en plena etapa de adquisición de conocimientos.

 

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
7/1/2014
Fuente
Sports Success Rx! Your Child’s Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.