Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 

Nutrición

Es posible que note una pérdida significativa del apetito de su niño pequeño después de su primer cumpleaños.  De repente se vuelve quisquilloso para comer, voltea la cabeza después de sólo un par de bocados, o se rehúsa a sentarse a la mesa a la hora de las comidas.  Aunque le parezca que es ahora cuando debería comer más pues es mucho más activo, hay una muy buena razón para este cambio.  Su ritmo de crecimiento ha disminuido, y realmente ahora no necesita tanto alimento.

Encuéntrenos