Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

"¡Mami, lo hice!" Trevor aparece en la puerta del baño, sonriendo con orgullo a su madre. Suzanne levanta la vista de la aspiradora, sin atreverse a tener esperanza. "¿Usaste el inodoro Trevor? le dice, apagando la aspiradora y corriendo hacia el baño. "¡Deja que mami vea!" Suzanne pasa a su hijo para dar un vistazo al baño.  La escena a la que se enfrenta no es exactamente lo que ella había esperado. El papel higiénico está enrollado alrededor del lavamanos y del inodoro. Los libros que Trevor estaba mirando mientras estaba sentado en el inodoro están esparcidos por el suelo. Suzanne se da cuenta que Trevor orinó, pero en el piso a la par del inodoro y no en la taza.

Suzanne respira profundamente. Este es el tercero de estos accidentes en dos días y si hay una cosa que no le gusta hacer es limpiar después de uno de estos desastres. Sin embargo, ella sabe que una respuesta positiva es la única productiva y arregla su expresión antes de volverse hacia su hijo. "Muy buen trabajo Trevor" le dice con tono de apoyo. "Intentaste orinar en el inodoro y casi lo lograste. Solo que te levantaste un poco antes de tiempo". Ella le da un abrazo rápido.

"Ahora, ayúdame a limpiar, ¿está bien? Deja que mami te enseñe...."

Ya sea que su hijo tenga dieciocho meses o tres años de edad, defecar en un inodoro en vez de un pañal más conveniente, es posible que parezca bastante extraño al principio, un ritual de las personas mayores sin beneficios obvios aparte del elogio de los padres y tal vez un pequeño premio.

Es asombroso tomar en cuenta, entonces, lo mucho que los niños pequeños intentar cumplir con la necesidad de sus padres de entrenarlos para el baño, simplemente por el deseo de agradar. Algunas veces, sus esfuerzos lo pueden decepcionar, molestar o incluso desconcertar. Pero cuando responda, trate de tener en mente la etapa de desarrollo de su hijo.

Sus intentos de hacer frente a este nuevo concepto del cuidado de sí mismo, su ansiedad natural sobre redirigir una función natural del cuerpo y sus esfuerzos por seguir una secuencia muy compleja de acciones están vinculados a llevar a cometer errores de vez en cuando. Haga su mejor esfuerzo por aplaudir los esfuerzos de su hijo y mantenga el sentido del humor mientras él perfecciona esta difícil y nueva destreza.

 

Última actualización
3/11/2014
Fuente
Guide to Toilet Training (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.