Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La mayoría de los padres desean lo mejor para sus hijos y hasta pueden ver sus éxitos y fracasos como una extensión de sí mismos.

El comportamiento en el baño en particular; con sus asociaciones con la limpieza, decencia y comportamiento civilizado, con frecuencia implica emociones intensas que posiblemente no nos hemos dado cuenta que tenemos. Este es el motivo por el que muchos padres se sienten confundidos por los errores en el baño que realmente son bastante comunes entre los niños pequeños y en edad preescolar. Es difícil tener presente que dichos comportamientos parecen bastante normales para nuestros niños y recordar que con frecuencia ocurren en otras familias también.

Cuando aborde el problema actual de su hijo, intente dejar a un lado su agenda, sus expectativas con relación a su progreso, su respuesta emocional a sus acciones, su vergüenza por cómo se ven sus comportamientos ante los demás, y enfóquese mejor en la necesidad de su hijo de obtener información, atención y apoyo.

Si considera que pierde la paciencia y se comporta enojado con su hijo, pida a su pareja, un amigo o el encargado de cuidar a su hijo que le ayude hasta que encuentre un balance. Si el comportamiento de su hijo lo tiene perplejo y confundido, no dude en pedirle consejo y afirmación a su pediatra.

Otros padres, la mayoría ha experimentado o conoce situaciones similares, también pueden proporcionar comentarios u ofrecerle una perspectiva diferente. Las clases de paternidad son otra excelente fuente de información sobre desafíos específicos relacionados con el baño.

Recuerde, usted y su hijo están dispuestos a que avance en su desarrollo, pero solo usted puede proporcionar los recursos externos que puede necesitar para progresar.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Guide to Toilet Training (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.