Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades & Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El poder de la asociación durante el entrenamiento para el baño

Hemos hablado sobre la importancia de crear asociaciones en la mente de su niño entre las sensaciones físicas que preceden a la evacuación y el acto de micción o de defecación. Cuando empiece a observar que su hijo capta esta asociación -al decir que necesita hacer popó, quitarse el pañal cuando está mojado o esconderse cuando está a punto de defecar- puede ir reforzando estos recordatorios. Cuando esté en casa y sin personas fuera del círculo familiar, fórmese el hábito de pedirle al padre o a otro adulto del mismo sexo del niño a que avise que tiene necesidad de ir al baño e invite al niño a que lo acompañe.

Anime a otros miembros de la familia a que también hagan una demostración del uso del baño, particularmente los hermanos mayores, a quienes los niños más pequeños y los de edad preescolar les encanta imitar. Si tiene mellizos, invítelos a ambos a observar cómo usted u otro familiar usan el baño, pero no se sorprenda si uno muestra interés y el otro no. Eventualmente, el interés del otro mellizo se despertará y para ese tiempo es posible que el ejemplo que le dé su hermano le ayude a encaminarse exitosamente con más rapidez hacia el uso del inodoro.

Cuando su hija observa el proceso de evacuación, explíquele lo que está sucediendo (“Mira, Laura; el pipí sale de Ana y se va al inodoro. Luego ella jala la llave para que caiga agua y se vaya el pipí, así se queda sintiéndose cómoda y seca. Pronto podrás también quedarte seca”.). No importa si su hija entiende todo lo que le está diciendo a la primera. Eventualmente, comenzará a asimilar el significado de sus palabras. Mientras tanto, asegúrese de evitar comparar a su niña que no ha recibido entrenamiento de forma negativa con la persona que sí cuenta con este entrenamiento a quien ella está observando. Recuérdele más bien que pronto también comenzará a usar el baño “tal como lo hace una niña grande”, con lo que la inspirará a hacer su mejor esfuerzo.

Durante esta fase preparatoria del entrenamiento para el baño, es importante explicar y demostrar cada paso del proceso. Omitir pasos en este momento puede crear hábitos que puedan ser difíciles de cambiar en el futuro. Señale cada vez qué tanto necesitará ella:

  • Bajarse la ropa (en caso de que se trate de chicos y estén de pie, deben aprender a usar el zipper del pantalón)
  • Permanecer en el inodoro (o delante de él, si se trata de un chico que esté orinando de pie) hasta que haya terminado por completo
  • Limpiarse cuidadosamente con papel higiénico (en el caso de las niñas, siempre de adelante hacia atrás para evitar infecciones del tracto urinario o vaginal) 
  • Jalar la llave del agua del inodoro (si es lo que ella va a usar y si no siente miedo del ruido) 
  • Lavarse y secarse las manos

Explíquele en términos simples que siempre nos lavamos las manos después de hacer popó o popí para asegurarnos de que queden limpias. Si la creciente curiosidad de su hijo acerca del uso del inodoro lo lleva a intentar jugar con sus heces, deberá detenerla de forma calmada y explicarle “Esto es algo que se debe desechar, no es algo para jugar”. Tenga en mente que su expresión facial y su lenguaje corporal son tan importantes como lo que dice. Evite insinuar un sentido de vergüenza o culpabilidad. Su hijo está en alta sintonía con las respuestas emocionales suyas y va a “aprender” que el uso del inodoro es saludable y positivo o sucio y desagradable, lo que dependerá de lo que usted le comunique.

Última actualización
8/20/2015
Fuente
Guide to Toilet Training (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest