Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Elegir la universidad “adecuada” requiere meditación e investigación en cantidades iguales, porque esto es en gran parte es una decisión subjetiva. La universidad adecuada es aquella que parece ser la que le ayudará a un adolescente a alcanzar sus metas profesionales y personales. Y por supuesto también tiene que ser una universidad en la que haya motivos para creer que le aceptarán. Mientras investiga de diferentes instituciones, averigüe los niveles mínimos de logros, o los límites, de las calificaciones en los exámenes de ingreso a la universidad y el promedio de calificaciones de la escuela, si existen dichos límites.

Cuando llega el tercer año de la escuela secundaria, si no es que antes, usted y su hijo deberían tener conversaciones regulares sobre su futuro. Muchos jóvenes aún no se habrán decidido si siguen sus estudios, mucho menos tendrán ambiciones profesionales. Necesitarán de nuestros consejos y experiencia para responder a estas preguntas.

Sin embargo, no se sorprenda si su adolescente parece ignorar el tema. Seguramente tenga toda la intención de asistir a la universidad, pero usted debe respetar que los adolescentes suelen ver esta transición tan importante con una combinación de entusiasmo y miedo.

P: Nuestro hijo está empezando su último año de la escuela secundaria. Está molesto porque varios de sus amigos saben qué es lo que planean estudiar en la universidad, y, como él dice, “No tengo ni la menor idea”. Michael es un joven inteligente, creativo y muy bien agradable. Cree que le gustaría ser maestro de la escuela preprimaria, pero otras veces piensa en convertirse en reportero de radio o televisión. Últimamente se ha inclinado hacia la publicidad. ¿Debería preocuparnos su indecisión?

R: Muchos estudiantes entran a la universidad sin estar seguros qué carrera quieren seguir; algunos ni siquiera dicen en detalle cuál es su área de estudio o especialización, hasta que están en el segundo o tercer año. Hasta entonces, toman varias clases de educación general. Un plan sensato para su hijo podría ser asistir a una escuela de humanidades en donde puede especializarse tanto en educación como en comunicaciones. Los programas de humanidades exponen a los estudiantes a una variedad de cursos en ciencias, ciencias sociales y humanidades. En los años universitarios ocurre un gran crecimiento. Puede estar razonablemente seguro de que su hijo encontrará su camino mucho antes de que tenga que volver a vestir una toga.

Elegir prioridades: ¿Qué es más importante para su hijo adolescente?

Elegir una universidad sobre otra involucra muchos factores, no solo cuál tiene la mejor reputación académica. Lo que muchas veces determina el voto son cosas aparentemente secundarias como el costo, la distancia, la ubicación y el tamaño. Conocer las preferencias de su hijo desde el inicio le ayudará a enfocar la búsqueda.

Costo

Una familia que no puede pagar universidades privadas, incluso con ayuda financiera, debería investigar instituciones públicas. Debido que estas escuelas son financiadas principalmente por los gobiernos locales y estatales, pueden cobrar, en promedio, menos de un cuarto de la colegiatura de las universidades privadas. En las universidades públicas, los residentes del estado pagan aproximadamente, un 33 a 50 por ciento menos en matrícula anual que los estudiantes de fuera del estado. El costo también puede ser un factor decisivo cuando dos universidades están al mismo nivel en otros aspectos, y una ofrece una beca y la otra no.

Una opción para ahorrar dinero es que su hijo pase los primeros dos años en una escuela comunitaria y luego se transfiera a una universidad de cuatro años. Con base en los costos promedio nacionales para estudiantes universitarios para 1996-97, los ahorros totales en colegiatura para el momento en que reciba su diploma pueden ser significativos: si se transfiere a una escuela pública, aproximadamente treinta y dos mil dólares; a una institución privada, veintidós mil dólares. Se ahorra también de otras formas durante los primeros dos años porque la mayoría de los jóvenes que asiste a los colegios universitarios municipales vive en casa con sus padres.

Distancia y ubicación

Tal vez sea más importante para su hijo asistir a una universidad que esté a pocas horas de distancia de casa, en cuyo caso la búsqueda se reduce bastante. Sin embargo, no se sienta dolido si elige una universidad lejos. Para muchos adolescentes, irse a la universidad es la mayor aventura de su vida. También presenta una oportunidad para probar su recién descubierta independencia.

Otra consideración es la ubicación. ¿Su hijo desea experimentar la vida urbana, o al menos estar cerca de la cultura diversa, el entretenimiento y la vida nocturna que una ciudad tiene para ofrecer? ¿O es mejor para su personalidad e intereses el entorno de un pueblo pequeño? Si está interesado en biología marina como carrera, lo mejor sería que esté cerca de un cuerpo de agua grande.

Tamaño de la universidad

Aquí, también, el entorno importa. Las universidades grandes tal vez no puedan brindar la atención personal que una pequeña puede prometer, pero las escuelas con poblaciones estudiantiles más grandes ofrecen una variedad más amplias de cursos y mejores bibliotecas y otras instalaciones. Cada joven debe determinar cómo aprende mejor: ¿En un aula de gran capacidad, o en clases pequeñas que promueven la discusión? ¿En una clase donde la estructura está claramente definida, o en un entorno más libre?

 

Última actualización
5/1/2014
Fuente
Adapted from Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.