Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Aunque La American Academy of Pediatrics (AAP) no señala a los medios de comunicación como los únicos responsables de la violencia en nuestra sociedad, creemos que la violencia en la televisión, películas o videojuegos tiene un claro efecto en el comportamiento de los niños y contribuye a la frecuencia con que se utiliza la violencia para resolver conflictos. Los medios de entretenimiento también distorsionan la realidad de temas tales como las drogas, el alcohol, el tabaco, la sexualidad y las relaciones de la familia.

Exhortamos a los padres para que controlen tanto la cantidad de tiempo como la calidad de los programas que su familia ve  en la pantalla. Los padres pueden crear un hábito mediático saludable y enseñar con su ejemplo. La programación de televisión infantil recibe apoyo de la  publicidad comercial cuya motivación principal es la venta de productos. Muchos niños no están preparados para distinguir entre los programas y los comerciales que los interrumpen, ni tampoco entienden plenamente que los anuncios están diseñados para venderles algo a ellos  (y a sus padres).

Juntos, los padres, los organismos de radiodifusión y los comerciantes deben considerarse responsables de los medios de comunicación que consumen los niños. La AAP apoya firmemente los esfuerzos legislativos para mejorar la calidad de la programación infantil. Exhortamos a los padres a limitar y a controlar el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla (incluyendo televisión, videos, computadoras y videojuegos) y a supervisar lo que sus hijos están viendo y a ver contenido mediático con ellos para poder explicarles lo que están viendo.

Información adicional:

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.