Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Ahora que nuestros hijos están creciendo, ¿cómo sabemos si estamos haciendo un buen trabajo como padres?

Existe toda una historia con respecto a su relación padre-hijo que empieza en el instante en que nace su hijo. Para ayudarle a comprender mejor el presente, intente comprender mucho mejor cómo ha sido su relación desde el principio. Piense sobre sus experiencias con su hijo cuando era un bebé, un niño pequeño y un niño en edad preescolar. Pregúntese:

  • ¿Qué tan activo era usted como padre en aquellos primeros años? ¿Jugaba un papel importante sobre la educación de su hijo en la familia o había otras exigencias (como largas horas en el trabajo) que le evitaban participar como a usted le hubiera gustado?
  • ¿Cuáles fueron sus experiencias, como familia y como padre, que disfrutó mucho más durante aquellos años?

Desde aquellos años de la vida de su hijo, es probable que hayan cambiado sus técnicas de paternidad. Quizá era mucho más ansioso como padre primerizo pero adquirió más confianza a medida que pasaron los meses y los años. Hágase preguntas como:

  • ¿Qué ha aprendido como padre? ¿Cuáles fueron las destrezas más difíciles de aprender?
  • ¿Cuáles fueron sus mejores atributos como padre de un niño pequeño? ¿Cuáles fueron las áreas en las cuales tuvo la mayor parte de problemas? Por ejemplo, ¿se le hizo difícil identificarse con su hijo antes de que empezara a hablar? ¿Fue difícil para usted establecer límites cuando llegó a la primera infancia? ¿Cómo le respondió en su papel como padre?
  • ¿Qué deseaba cambiar sobre usted mismo como padre a medida que su hijo crecía? ¿Cuánto éxito tuvo al realizar estos cambios? Recuerde que a medida que su hijo crece, usted y su familia necesitan cambiar también. En esencia, usted está avanzando a través de su propio desarrollo como padre.

Incluso si cometió errores durante aquellos primeros años, puede enmendarlos ahora. Si se perdió de determinadas experiencias familiares debido a que estaba trabajando muy arduamente, todavía tiene muchos años más para disfrutar a su cónyuge y sus hijos. En general, los niños son comprensivos y perdonan a sus padres por sus fallas y errores. Y si no estuvo allí cuando su hijo dio sus primeros pasos o manejó su triciclo por primera vez, puede estar allí para otros eventos especiales que están por venir, como la obra de teatro de la escuela y sus juegos de fútbol soccer de su hijo.

Sus experiencias actuales de paternidad

Invierta tiempo pensando sobre qué tal está haciendo su labor como padre durante estos años intermedios de la infancia de su hijo. Este es un momento de desafíos, en el cual su hijo busca más independencia y cuestiona las reglas de la familia. Y, de vez en cuando, puede ayudarle con los problemas relacionados con la escuela. Desarrollará también más relaciones entre compañeros, y sus interacciones con sus hermanos cambiarán.

¿Qué tan positiva es la manera como cría a sus hijos durante este tiempo en su vida? ¿En qué áreas lo está haciendo bien? ¿En dónde cree que necesita más ayuda?

Sus problemas actuales

Para muchos hombres y mujeres, el estrés en sus vidas interfiere con sus capacidades para la paternidad. Si no están contentos en el trabajo, por ejemplo, es posible que regresen a cada preocupados y tensos al final del día y no puedan encargarse de las tareas de llevar una familia de manera eficaz.

Tómese un momento para evaluar cómo se siente sobre estos y otros aspectos importantes en su vida.

  • Su carrera y ocupación
  • Sus relaciones en el trabajo
  • Sus condiciones de vida, incluso su hogar y vecindario
  • Su estilo de vida, incluso el tiempo para usted mismo y para sus actividades en el tiempo libre
  • Envejecimiento: envejecer, bajar el ritmo y experimentar cambios en su cuerpo
  • Sus relaciones con su cónyuge o socio
  • Sus relaciones con sus padres y hermanos
  • Sus amistades

Evalúe los problemas en estas áreas y cómo podrían influir en su vida familiar. Cada vez que sea posible, busque maneras de superar estas dificultades en su vida de una manera más efectiva, de manera que no interfieran con sus relaciones de padre-hijo.

Por ejemplo, si como muchos otros padres, su día está muy lleno con responsabilidades laborales y de familia que no le dejan absolutamente nada de «tiempo de inactividad», cuando usted se convierte en una prioridad. Sin embargo, recuerde que la mayoría de padres son personas más felices (y, por lo tanto, mejores padres) cuando se toman tiempo para cosas que encuentran placenteras. A medida que sus hijos avanzan en sus años escolares, desarrollarán intereses y responsabilidades (desde amigos hasta tareas) que pueden proporcionarle más tiempo para aquellas actividades que considere enriquecedoras. No necesita dedicar todos los momentos libres para jugar damas o béisbol con sus hijos; de hecho, siempre y cuando se siente también junto a sus jóvenes durante un tiempo, ellos probablemente se sentirán bien de saber que usted busca intereses que realmente disfruta.

 

Última actualización
7/1/2013
Fuente
AskthePed: School Age
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.