Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

¿En qué momento debe buscar ayuda una familia en crisis?

Algunas familias tienen problemas para hacer frente a las inevitables crisis de la vida. En estas familias incluso los problemas relativamente sencillos no se resuelven sino que se enfrentan con un aspecto y sentimiento de un problema mayor. De tal manera, por su falta de éxito en las destrezas para hacer frente a las situaciones, estas familias crean problemas adicionales para ellos mismos y van de crisis en crisis, con poco descanso y placer por la vida o entre sí.

Aunque todos luchamos por lograr la perfección, no hay una familia perfecta. Cada familia tiene sus propias fortalezas y debilidades, bienes y deudas, retos y problemas. Si su familia parece estar agobiada con los problemas, o si hay un colapso en las relaciones dentro de su familia, probablemente es tiempo de pedir ayuda.

Puntos de estrés

Los problemas familiares vienen en todos los tamaños y formas; algunos son breves y fáciles de manejar, mientras que otros son más largos y difíciles de manejar. Los puntos de estrés incluyen eventos como enfermedades y lesiones, el cambio de trabajo, el cambio de escuelas, el mudarse y las dificultades financieras. Cada familia desarrolla sus propias maneras de sobrellevar estas tensiones, algunas funcionan mejor que otras.

Señales de falta de éxito al hacer frente a una situación

La falta de éxito al hacer frente a una situación se puede reconocer a través de una variedad de características, que incluyen las siguientes:

  • Mala comunicación Los miembros de la familia evitan hablar entre sí o no han aprendido cómo escuchar bien a lo que los otros intentan decir a través de sus palabras, expresiones o acciones.
  • Incapacidad para resolver conflictos y desacuerdos Esto generalmente ocurre debido a que los miembros de la familia evitan discutir los problemas e incluso evitan admitir que existen los problemas. Esto permite que los conflictos continúen, lo cual, al mismo tiempo ocasiona molestias y descontento, permite que la familia evite lo que ve como una manera mayor molestia para hacer frente al problema. Algunas familias todavía no han aprendido las destrezas de la negociación o, por alguna otra razón, no pueden dejar ir los sentimientos malos o los sentimientos que lastiman. Los niños son muy propensos a seguir el comportamiento de sus padres y pueden aprender a rechazar hablar sobre los sentimientos y los problemas.
  • Mala resolución de problemas Los miembros de la familia tiene problemas para decidir qué problemas existen realmente, quién es el responsable, las opciones para resolverlos y la manera en la cual la familia puede acordar en una opción y trabajar en ello. Es posible que no hayan acuerdos sobre cuáles son las prioridades que se encuentran dentro de la familia.
  • Mala división de responsabilidades Las familias con frecuencia aún no han decidido cómo se dividirán las responsabilidades familiares entre los miembros de la familia. Cuando esto sucede, la vida familiar se vuelve caótica y no se pueden lograr muchas cosas. Por el otro lado, algunas familias no son flexibles desde ningún punto de vista y los miembros de la familia no se ayudan entre sí ni reasignan de manera justa las responsabilidades a medida que cambian las circunstancias familiares.
  • Insuficiente apoyo emocional Las familias son, especialmente para los niños, la fuente más importante de apoyo emocional. Durante los años de infancia media, a los niños se les dificulta obtener este apoyo emocional fuera de la familia. Los niños no se desempeñan o desarrollan bien sin este apoyo.
  • Intolerancia a las diferencias Las familias funcionan mejor cuando se reconoce y aprecia la individualidad de cada miembro de la familia. Por lo menos, aun cuando no se les dé gran importancia a los atributos o características de alguien más, cada miembro de la familia necesita tolerar estos atributos y respetar a esa persona. Cuando los miembros de la familia retienen el amor entre sí debido a diferencias personales, a los niños se les dificulta desarrollar una autoimagen saludable y tendrán una baja autoestima y malas destrezas sociales.
  • Sobredependencia en los demás Los niños necesitan tener éxito para sentirse capaces de sobrellevar con éxito el estrés y los retos de la vida. Si se les enseña o motiva a depender de los demás (dentro de la familia o fuera de esta) para resolver sus problemas, tendrán una baja autoestima y una iniciativa limitada, además tendrán problemas para tener éxito en el mundo.

Como padre, su tarea es cumplir con las diversas demandas de la vida familiar con energía y creatividad. Al hacerlo, permite que sus hijos crezcan y se desarrollen en maneras positivas y saludables y experimenten satisfacción y éxito.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: School Age
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.