Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Nos mudamos a una nueva comunidad. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos con este gran cambio?

En el mundo cada vez más pequeño de hoy en día, la pérdida de trabajo, promociones y transferencias están forzando a algunas familias a mudarse con frecuencia, a través de la ciudad, a través del país e incluso alrededor del mundo. Estas mudanzas pueden ser bastante difíciles para toda la familia pero particularmente para los niños.

Por lo general, la mayor parte de personas creen que el mudarse es más difícil para un niño más grande, estudiantes de secundaria, por ejemplo, que están formando sus identidades, formando amistadas significativas y convirtiéndose en una persona orientada a logros. Los niños mayores se benefician de la permanencia y la estabilidad. Sin embargo, los jovencitos en la infancia media tienen mayores adaptaciones que hacer también, incluso si parecen ser más flexibles. Por supuesto, los niños son diferentes y ninguno manejará una mudanza de la misma manera. Las situaciones de estrés como mudarse tenderán a acentuar diferentes aspectos de la personalidad de su hijo.

Aspectos positivos y negativos

Los niños tienden a pensar sobre el lado negativo cuando se muda una familia. Hay una pérdida de amigos y, con esto, una pérdida del sentido de pertenencia. En la comunidad nueva, los niños serán los nuevos, extranjeros y es posible que necesiten aprender algunas reglas sociales diferentes. Es posible que en las escuelas donde salen tengan que dejar a un lado las actividades extracurriculares, un equipo deportivo, un programa de teatro escolar, que eran importantes para ellos. Al llegar a sus nuevas escuelas, es posible que se encuentren a sí mismos académicamente superiores o inferiores a sus nuevos compañeros de clases, dependiendo del programa académico en la escuela anterior.

Para ayudar a su hijo a prepararse para una mudanza, dé todo el énfasis posible en los aspectos positivos que le esperan. Esta es una oportunidad para que viva y aprenda sobre una nueva ciudad, quizá un nuevo país y su población. Es posible que esté expuesto a nuevas tradiciones culturales y maneras diferentes e interesantes de la ver la vida. Además es una oportunidad de conocer nuevas personas y hacer nuevos amigos. Explique cómo se beneficiará la familia con la mudanza.

Para algunos niños, particularmente aquellos que han tenido fallas académicas o son rechazados por sus compañeros de clases en su escuela anterior, la oportunidad para un nuevo inicio es un prospecto emocionante. Les da la oportunidad de ser aceptados en un lugar nuevo y hacer amigos sin cargar con las reputaciones anteriores y las autoimágenes. Si este es el caso, platiquen y planifiquen qué es lo que harán diferente tanto usted como su hijo en su nueva comunidad. Sin embargo, sea cauteloso con las expectativas irrazonables acerca de que una mudanza hará cosas maravillosas. Los niños llevan con ellos sus gustos y disgustos y sus fortalezas y debilidades personales.

Deje que su hijo exprese sus sentimientos

Dé a su hijo la noticia de forma adecuada para que se acostumbre a la idea de la mudanza, hasta puede ser adecuado con un año de anticipación. Reconozca su tristeza por dejar a sus amigos y los lugares familiares. Déjele saber su empatía y que comprende que es posible que se sienta nervioso sobre lo que le espera, ya sean nuevas personas, la nueva escuela o el nuevo recorrido de bus. Al mismo tiempo, déjele saber que intentará hacer que la mudanza sea lo más fácil posible para toda la familia, y enfatice algunos de los aspectos positivos que se enumeraron anteriormente.

Si también experimenta estrés sobre la mudanza, sea abierto con respecto a sus sentimientos. Al mismo tiempo, tenga presente que su propia ansiedad puede transmitirse a su hijo. Por esa razón, intente mantener y comunicar una actitud positiva sobre lo que les espera. El estrés de la mudanza es mucho mayor aproximadamente dos semanas antes y después de la mudanza. Asegúrese de tomar algunos descansos para relajarse y jugar.

Enfatice en lo emocionante de la mudanza

Recuerde a su hijo que aunque la mudanza puede ser molesta para todos, será un evento interesante y lleno de aventuras. Use el ejemplo de los pioneros o los inmigrantes que superaron sus propios miedos y viajaron a nuevas tierras, donde encontraron experiencias nuevas y estimulantes. Proporciónele algunos libros apropiados a su edad que describan familias que se mudan de una ciudad a otra. Motive a su hijo a hacer planes para el traslado. Pídale que haga listas de las tareas y proyectos a realizar.

Lleve a su hijo a la comunidad donde se van a mudar

Probablemente descubrirá que la nueva ciudad realmente no es tan diferente a donde vive ahora. Llévelo a la nueva escuela, incluso visítela durante unos minutos para que pueda hacerse a la idea de lo que le espera. Mucho de su miedo a lo desconocido se disipará con este viaje.

Busque cosas nuevas que su hijo podría disfrutar. Por ejemplo, si la familia se va a mudar a una casa más grande, quizá su hijo tendrá un cuarto propio por primera vez. Probablemente la nueva ciudad tiene un zoológico o un museo de ciencias que puede encontrar interesante. Si se muda a un clima diferente, es posible que hayan oportunidades para nuevas actividades (esquiar, andar en trineo, patinar sobre hielo; o en climas más calurosos, la oportunidad de jugar afuera durante todo el año). Planifique con anticipación la inscripción de su niño en deportes, clubes, lecciones y cosas parecidas, con el fin de que espere con expectativa y no quiera perder la oportunidad.

De a su hijo la oportunidad de participar en las decisiones que le afectan directamente. Por ejemplo, ¿qué tipo de papel tapiz le gustaría para su habitación? Si la nueva casa lo permite la familia puede tener una nueva mascota, ¿qué tipo de mascota prefiere?

Participe usted mismo en la nueva comunidad

A medida que conoce nuevas personas a través de las escuelas, grupos u organizaciones locales, puede abrir algunas puertas para que su hijo haga nuevos amigos. Busque personas que tengan niños de la misma edad que su hijo. Invítelos para que sea más fácil que su hijo conozca otros niños. Investigue las actividades deportivas de la comunidad, YMCA y clubes de niños y niñas. A medida que su hijo lo ve buscando un lugar en el vecindario, se sentirá más cómodo y seguro de hacer lo mismo. Si tiene éxito para encontrar un nuevo amigo para su hijo antes de que empiece la escuela, su hijo tendrá la seguridad de que conoce a alguien el primer día de escuela.

Mantenga contacto con la comunidad anterior

Si su hijo quiere mantener intactas sus amistades anteriores, ayúdelo a hacerlo. Sea anfitrión de una fiesta de despedida con sus amigos y tome fotografías como recuerdos. Motívelo a escribir cartas y hacer llamadas telefónicas. Si es posible, visite el anterior vecindario de vez en cuando e invite a algunos de sus antiguos amigos a pasar fines de semana y vacaciones con usted. Déjele saber que aunque se hayan mudado, no tiene que romper los vínculos que son tan importantes para él.

Haga de la mudanza un evento familiar

Si planea la mudanza como familia y se apoyan entre sí para adaptarse a la nueva comunidad, puede unir mucho más a su familia. Deje que su hijo sepa que usted estará disponible para ayudarle a superar cualquier problema e inquietud que pueda surgir.

 

Última actualización
1/26/2015
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.