Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

​Comer juntos en familia es una gran forma de:

  • Ayudar a su niño a aprender buenos  hábitos alimentarios.
  • Dar ejemplo de una alimentación saludable a su hijo.
  • Pasar juntos un tiempo valioso en familia.

Continúe leyendo para enterarse cómo las comidas diarias con su familiar pueden marcar la diferencia en la vida de su hijo.

El poder de la familia

Ayudar a su hijo a adelgazar debe ser un proyecto de la familia. No puede esperar que su hijo cambie sus hábitos alimenticios solo mientras que el resto de la familia continúa comiendo dulces y helados.

Qué puede hacer usted

  • Haga que toda la familia participe y apoye los esfuerzos que hace su hijo para adelgazar.
  • Asegúrese de que todos en la familia sean un buen ejemplo de hábitos alimentarios saludables.
  • Evite que su niño se sienta señalado y aislado. Esto hará que su hijo sienta resentimiento y aumenta las posibilidades del fracaso.
  • Explíquele que toda la familia, ya sea que la persona tenga un problema de peso o no, va o poner empeño para ser más saludable.
  • Haga que la hora de la comida sea un tiempo para pasar en familia lo más que sea posible.

El comer estructurado

Cuando usted tiene un niño que está tratando de adelgazar, usted debe prestar atención especial a la hora de las comidas. Estas deben ser firmemente estructuradas, no sólo para su hijo, sino para toda la familia.

Qué puede hacer usted

  • Establezca horas fijas para las comidas. Si su hijo sabe que la cena se servirá a las 6:00 p.m., él o ella probablemente no empezarán a buscar algo que comer a las 5:30 p.m. Si la cena se sirve a una hora diferente todas las noches, quizá su hijo tomará un aperitivo en lugar de arriesgarse a tener que esperar 2 o 3 horas para comer.
  • Ofrezca a su familia comidas bien balanceadas 3 veces al día. Evite saltarse las comidas. Si su hijo se salta una comida, él o ella tendrá demasiada hambre preparando así las condiciones para que come en demasía.
  • Ofrézcale a su hijo meriendas o refrigerios saludables de 1 a 2 veces al día. No lo deje "picar" todo el día (cuando su niño tiene acceso a coger alimentos por sí solo todo el día).
  • Prepare comidas que son equilibradas y sirva porciones adecuadas para la edad de su hijo.
  • Proporcione por lo menos 1 fruta o verdura en cada comida.
  • Ayude a su hijo a elegir los alimentos del menú. Anime y elogie a su hijo cuando elije alimentos saludables.

Comer en familia

En muchos hogares, es raro que las familias se sienten a comer juntos. El comer juntos en familia de forma habitual es importante para que las familias se acerquen. Las comidas en familia les brindan a todos la oportunidad de hablar sobre lo acontecido durante su día. También le dan la oportunidad para que pueda usted ponerle cuidado a lo que su hijo está comiendo.

Lo que usted puede hacer

  • Trate de que tengan comidas juntos en familia lo que más sea posible.
  • Establezca la regla de no ver TV durante las comidas en familia. La TV es una interrupción que debe evitar mientras comen.
  • Trate de hacer que las comidas sean agradables y concéntrese en los aspectos positivos. Celebre los triunfos de su hijo y elógielo por sus esfuerzos.

Recuerde

Los niños aprenden más acerca de elegir buenos alimentos y de la nutrición saludable cuando los miembros de la familia comparten y se sientan juntos a comer. La investigación también concluye que los niños comen más frutas y verduras, y menos alimentos fritos y bebidas azucaradas cuando comen con toda la familia.

 

Autor
Sandra G. Hassink, MD, FAAP
Última actualización
4/14/2014
Fuente
Pediatric Obesity: Prevention, Intervention, and Treatment Strategies for Primary Care (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.