Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

La hora límite de llegada a casa y la hora de acostarse son de las reglas más negociables del hogar. Durante la adolescencia, cuando los niños y las niñas tienen su primer gusto por la independencia, probablemente pasarán el equivalente de una educación en la facultad de leyes presentando su caso a su papá y su mamá solamente para obtener un poco de tiempo adicional para permanecer afuera o quedarse despierto.

Lo que no es negociable son las consecuencias por desobedecer la hora límite de llegada, excepto en el caso de circunstancias imprevistas. Así que el castigo es según la falta, restar tiempo de las llegadas tarde en el futuro, dependiendo de la gravedad de la falta. Si su hijo llega tarde una hora, quizá la próxima vez que salga con sus amigos tenga que llegar una hora antes de lo usual. Dos horas tarde de la hora límite significa para el adolescente un viernes o un sábado por la noche encerrado en casa. Los castigos a largo plazo, como castigar al joven durante un mes, es una cantidad de tiempo muy grande y probablemente será de mucho más daño que beneficio.

P: Cuando se establece una hora límite de llegada a casa, ¿cómo se qué es razonable y qué no? Todos los amigos de mi hijos llegan a diferentes horas, así que es difícil basar mi decisión en lo que hacen otros padres.

R: Puede empezar por consultar la siguiente tabla, que da a los padres Lineamientos generales apropiados para cada etapa de desarrollo del adolescente.

Usemos un ejemplo para un jovencito de catorce años. Si tiene escuela u otro compromiso temprano en la mañana al día siguiente, debe estar en casa no después de las nueve de la noche; si al día siguiente es un día de feriado, es razonable entre las 10:00 p.m. y las 11:00 p.m.

Este es su punto de inicio. Ahora tome en cuenta lo siguiente:

  1. ¿Qué tan maduro y responsable es?
    Si siente confianza de que sabe cómo cuidarse por su propia seguridad y usted confía en que él estará donde le dice, quizá extienda la hora límite de llegada a casa. Algunos jóvenes no necesitan un límite de llegada a casa más allá de las ley estatal o comunitaria que regula cuándo los adolescente deben estar en casa.
  2. ¿Generalmente cumple con la hora límite de llegada a casa?
    De nuevo, su comportamiento pasado influirá en qué tan indulgente o estricto sea usted.
  3. ¿Cuál es la actividad que está realizando?
    Si está jugando tiros a la canasta de baloncesto en el parque, debe estar en casa al anochecer, pero si está estudiando con un amigo, puede quedarse más tarde.
  4. Si asiste a un jugo de béisbol, concierto, función escolar u otro evento, ¿a qué hora salió de casa y cuánto le llevará regresar a casa?
    Esto le ayudará a determinar si darle o no tiempo adicional para que pase comiendo algo antes de llegar a casa.
  5. ¿Cuánto necesita dormir generalmente?
    El adolescente promedio necesita aproximadamente nueve horas de una noche de sueño, algunos más, algunos menos. Si su hijo está soñoliento en las mañanas, deseará aumentar su hora de sueño, y con esto, cambiar su hora límite de llegada a casa.

Lineamientos básicos para establecer la hora límite de llegada a casa

 

Durante los principios de la adolescencia de 12 a 13 años

Durante la etapa media de la adolescencia de 14 a 16 años

Durante finales de la adolescencia de 17 a 21 años

En la mayoría de las noches antes de la escuela u otras actividades o responsabilidades en la mañana: 

7:00 p.m. a  8:00 p.m. 

8:00 p.m. a  9 :00 p.m. 

10:00 p.m. a 11:00 p.m.

En la mayoría de las noches que no tienen escuela ni actividades ni responsabilidades en la mañana: 

9:00 p.m. a 10:00 p.m. 

10:00 p.m. a 11:00 p.m.

12:00 a.m. a 1:00 a.m.

Luego de un evento especial, como un concierto de rock y otros acontecimientos parecidos, debe estar en casa a las ____, dependiendo de la distancia y tiempo de recorrido:

Negociable

___

No después de las 12:00 a.m. 

Negociable 

___

No después de las 12:00 a.m.

Negociable

___

No después de las 2:00 a.m.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.