Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

​¿Qué debo hacer cuando mi hijo le da una rabieta?

Es difícil para los pequeños contener la expresión de sus sentimientos fuertes dentro de sí mismos. Los niños pequeños con frecuencia lloran, gritan o patean cuando están frustrados o enojados. Esto es lo que se llama una rabieta. Las rabietas o berrinches son parte normal del desarrollo del niño. Por lo general comienzan de los 12 a los 18 meses y se intensifican entre los 2 y los 3 años de edad y gradualmente disminuyen, cuando el niño puede hacer uso de las palabras para comunicar sus deseos y necesidades.

Qué hacer con las rabietas

Lo que puede hacer

  • Trate de mantener la calma. Si usted no puede mantener la calma, salga de la habitación. Espere uno o dos minutos antes de regresar o espere hasta que su niño deje de llorar.
  • Distraiga a su niño. Enséñele algo diferente que él pueda hacer, como leer un libro o jugar con un juguete. Algunas veces el solo cambiarlo de lugar puede prevenir una rabieta. Por ejemplo, si está adentro, trate de sacarlo al aire libre para distraer su atención.
  • Deje que su niño se calme o póngalo en un “tiempo a solas”. Aleje a su niño del problema. Déjelo un tiempo solo para que se calme. Como regla general para este “tiempo a solas” es un minuto por cada año de la edad de su hijo (Por ejemplo, a un niño de cuatro años se le darían cuatro minutos de “tiempo a solas”). Después de que finalice su tiempo, intente hablar con su niño y cerciórese de que entiende la razón por la cual se le dio el “tiempo a solas” y cómo podría reaccionar la próxima vez. No utilice mucho el “tiempo a solas” o ya no funcionará.
  • Ignore algunas demostraciones de enojo como el llanto, los gritos o las patadas de su niño. Trate de calmarlo con contacto físico o manténgase a una distancia corta sin hablar hasta que se calme.  Si su hijo tiene un berrinche o rabieta en público, trate de llevárselo a casa o a su automóvil.]
  • Algunas comportamientos no deben ignorarse, como
    • Pegarle o darle patadas a la gente
    • Tirar cosas que pueden herir a alguien o romper algo
    • Gritar por mucho tiempo

Si su niño hace estas cosas, aléjelo del problema. Sosténgalo y dígale firmemente, “no pegues” o “no empujes” para que aprenda que tal conducta no está bien.

Qué cosas no debe hacer

No castigue a su niño por hacer una rabieta. Puede empezar a quedarse con su enojo y frustración, lo que es no es muy saludable. Recuerde que a medida que crezca, aprenderá a manejar sus emociones fuertes.

No acceda a las peticiones de su niño sólo para detener la rabieta. Esto le enseñará que hacer una rabieta le ayudará a obtener lo que desea.  Tampoco se sienta mal por decirle que no a su niño. Manténgase firme en sus decisiones. Cuando los padres cambian las reglas, es más difícil para los niños entender cuáles reglas son firmes y cuáles no.  Hable con las personas que le ayudan a cuidar a su niño sobre reglas que son necesarias y cómo mantenerlas.

 

Autor
Wendy Sue Swanson, MD, MBE, FAAP
Última actualización
3/31/2014
Fuente
Mama Doc Medicine: Finding Calm and Confidence in Parenting, Child Health, and Work-Life Balance (Copyright © 2014 Wendy Sue Swanson)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.