Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Cuando usted y su nueva pareja estén listos para una relación más comprometida, hablen sobre estos planes con sus hijos para prepararlos para los cambios que están por ocurrir. Si están pensando en casarse, los hijos querrán ser parte de cualquier celebración. La celebración de la boda en sí es generalmente una experiencia positiva para los hijos, en la cual deben tener un rol especial. Mientras los niños más sientan que son parte del proceso de convertirse en una familia nueva, mejor serán las cosas para todos los interesados.

Luego, se establecerá un nuevo hogar y la familia mezclada aprenderá a vivir conjuntamente. Este es un período de establecer quién es usted, qué está dispuesto a compartir y cuál será el rol de cada persona en el nuevo hogar. Este proceso toma cierto tiempo, esfuerzo consciente por parte de todos los miembros de la familia, especialmente los padres y, ocasionalmente, algo de ayuda externa. Desde la perspectiva del hijo, el nuevo padrastro o madrastra es un "invitado en la casa". Este nuevo padrastro debe desarrollar una relación con el hijo en forma gradual e independiente de la relación con la madre.

Cuando haya terminado el período de transición, las personas establecen rutinas de forma muy parecida a como lo hacen otras familias. Más adelante, pueden haber cambios y transiciones que pueden forzar adaptaciones en la vida familiar; por ejemplo, si la pareja vuelta a casar tiene un hijo propio o un hijo mayor se va a la universidad.

El éxito de estas familias depende de varios factores, pero especialmente la calidad del nuevo matrimonio. Si las nuevas parejas empiezan a tener dificultadas con su propia relación, eso afectará casi todos los aspectos de la vida familiar, incluyendo cómo les va a los hijos.

A medida que los niños se adaptan a la nueva disposición familiar, a algunos les irá mejor que a otros. A veces, un hijastro/hijastra y un padrastro/madrastra se llevan bien. Sin embargo, hay muchas oportunidades para que surjan problemas. Quizá el niño esté celoso del nuevo hombre en la vida de su mamá. O, puede resentir la intrusión de los nuevos hermanos en su casa. A veces, los miembros de la familia mezclada tienen muy poca tolerancia por sus diferencias, con lo que se crea disgusto y tensión que puede afectar el equilibrio de la familia.

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.